_
_
_
_

Pujol plantea a Convergencia su posible retirada de la Generalidad

Jordi Pujol consultó con el máximo órgano de su partido, Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), la posibilidad de presentar su dimisión como presidente de la Generalidad, según informaron a este diario tres; fuentes diferentes de la dirección de CDC. Por otro lado, la dirección de Convergencia se dividió en dos bloques, de igual importancia, respecto a la conveniencia de votar afirmativamente o bien abstenerse en el Congreso de los Diputados respecto a la convocatoria de un referéndum sobre la entrada de España en la OTAN.El pasado domingo se celebró una reunión del Consejo Nacional de CDC, máximo órgano del partido de Pujol entre congresos. Jordi Pujol tuvo una. larga intervención en su calidad de secretario general de CDC. El contenido de la misma fue inusitadamente pesimista. Con toda formalidad, Pujol anunció que existía la posibilidad de que en un futuro más o menos inmediato, del orden de semanas, según las fuentes. se viese obligado por las circunstancias a presentar su dimisión como presidente de la Generalidad.

Ello fue inmediatamente replicado por un miembro del Consejo Nacional, Jaume Ciurana, que ocupa una jefatura de servicio en la Consejería de Agricultura de la Generalidad. Ciurana afirmó que en política, en principio, no debe dimitirse nunca. A continuación se generó un amplio debate

Quedó muy claro que es preciso poner fin a la actual situación, en la que se dan, por un lado, una política de enfrentamiento entre el poder central y el autonómico, y por otro, una clara ineficacia en numerosos departamentos de la Generalidad, en particular en el de Gobernación y en el de Justicia. En ambos, su funcionamiento real y la capacidad de sus titulares están por demostrar. Como aspecto genérico destaca en la actividad de la Generalidad la escasa o nula juridicidad, incluso en el orden meramente técnico, de sus actos administrativos, sus reglamentos y sus propuestas de leyes autonómicas. Ello da pie a que disposiciones autonómicas sean muy fácilmente recumibles ante el Tribunal Constitucional.

Las alternativas políticas al actual callejón sin salida en que se encuentra la Generalidad se dividen básicamente en dos grupos. En el primero figuran las diferentes variantes de un Gobierno de coalición o bien de concentración con todos los grupos parlamentarios autonómicos. Esta posibilidad cuenta con numerosos apoyos entre los dirigentes de CDC, si bien cada uno defiende diversas formas de Gobierno autonómico de coalición o concentración.Pero, en cambio, Jordi Pujol rechaza de plano todas estas posibilidades. En el segundo tipo de alternativa figura únicamente la dimisión de Pujol v la celebración de nuevas elecciones.

«Pujol», afirmó anoche un alto dirigente de CDC a este diario, «cree que hay que hallar una nueva fórmula, y como no desea en ningún caso un Gobierno de coalición o concentración, se inclina por su dimisión. La duda de muchos dirigentes de CDC se basa en saber si el país aguantará la conmoción que representa una nueva elección de presidente o bien unas nuevas elecciones autonómicas. Personalmente opino que esta es una solución numantina».

Encuestas efectuadas por el Gobierno central y por CDC coinciden en que el partido de Pujol, en el caso de unas nuevas elecciones autonómicas, resultaría vencedor con un mayor porcentaje de votos que en los últimos comicios de este carácter celebrados en Cataluña. Los grandes perdedores serían los centristas de UCD -que en una encuesta de Presidencia del Gobierno de hace unos meses alcanzaban una previsión de voto de sólo un 6,3%- y también los socialistas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Carencia de un estatuto

Las fuentes informantes pusieron de relieve la inexistencia de un estatuto interior de Cataluña, norma superior reguladora de los máximos poderes autonómicos. Por ello, de darse ahora la dimisión de Pujol ,serían de aplicación las disposiciones transitorias del Estatuto de Autonomía de Cataluña. Según éstas, el Parlamento catalán puede proceder a tres votaciones respecto a un candidato a presidente de la Generalidad. Efectuadas estas infructuosamente, deberán ser convocadas nuevas elecciones autonómicas.

La reunión del comité nacional duró prácticamente toda la jornada del pasado domingo, con una breve pausa para almorzar. Al día siguiente, lunes, tuvo efecto una reunión del Comité Ejecutivo de CDC. Pujol solicitó que se llevara a cabo un debate sobre la admisión de España en la OTAN. La mitad o algo más de los veinte miembros de dicho organismo -con la ausencia de Josep M. Cullell- se pronunció a favor de que la Minoría. Catalana votase, en el Parlamento español, en favor de la celebración de un referéndum respecto a la conveniencia o no del ingreso de España en la citada alianza militar.

Pujol prefería que la Minoría Catalana se abstuviese, para evitar así, como efectivamente ocurrió después, que el tema fuese puesto a votación. Se acordó que la cuestión quedaba pendiente, pese a su inmediatez, y que el secretario general, Jordi Pujol, resolvería sobre la marcha, como así fue.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_