Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:Me pagan por esto

El túnel del tiempo

La conferencia de Prensa en la que Castedo da cuenta de las razones de su dimisión se acaba. El equipo directivo de Radio Nacional y Televisión Española se funde en innumerables abrazos que dejan húmeda más de una hombrera. Los profesionales deL medio hablan de Carlos Robles Piquer, el. sustituto. Unos, cariacontecidos; otros, exultantes, porque al fin podrán ajustar las cuentas a los demócratas.Se barajan ya los nombres de quienes formarán el equipo del cuñado de Fraga Iribarne. Para director de Radio Nacional se habla de Abel Hernández. Para dirigir los informativos de Televisión Española, de Angel Urreiztieta.

-Son dos profesionales puros sin adscripción . política -te informan-. Abel Hernández llama todos los días a Presidencia del Gobierno para que Carlos Abella le oriente hacia la máxima objetividad informativa. Angel Urreiztieta era jefe de Prensa del Ministerio de Sanidad, con Sancho Rot Además, Urreiztieta encabezaba la lista de los supuestos represaliados por el equipo de Castedo. Él hombre estaba relegado al cargo de director de los informativos de los fines de semana.

-Y entonces, ¿deja la jefatura de Prensa de Sanidad?

-No -te aclaran-, es al revés. Es que Sancho Rof está ya acabado. En el Ministerio están todos recogiendo sus cosas, porque al fin le llegó la hora de la dimisión.

Agil diplomacia. El todavía ministro de Sanidad ha conseguido -según sus compañeros de partido- un dificil récord de mala gestión. Lo que colmó el vaso de la paciencia de Calvo Sotelo fue la prohibición de Francia e Italia para que se importaran conservas españolas en aceite.

En Asuntos Exteriores, la cosa no está mucho mejor. España no ha sido invitada a la cumbre de Cancún. Un diplomático lo explica:

-La Prensa, lo ha desbocado todo. No es cierto que no se hicieran gestiones, chico. Lo que pasa, chico, es que las gestiones de Oreja, de Pérez-Llorca y de Suárez no dieron resultado, chico. Pero se hicieron las gestiones.

-Pero no han dado ningún resultado -dices.

-La Prensa lo ha desbocado todo, chico...

Americanos de vacaciones.

Pero al menos el turismo se ha comportado bien. Gracias a la buena disposición de los expertos norteamericanos que vinieron desde Atlanta para analizar los efectos y las medidas tomadas en relación con la neumonía tóxica. En su informe, los expertos yanquis hablan de que no se podía haber actuado de otra forma. A la hora de tomar café, eran menos optimistas:

-En España, tal como está el control del consumo, ni de vacaciones.

Martínez de Genique, secretario de Estado para el Consumo, se quedó muy tranquilo porque no se hablara del control alimentario. En la Secretaría de Estado también están muy alterados por las prohibiciones italiana y francesa:

-Es que la Prensa lo ha desbocado todo. Se dice que los productos son tóxicos, y no es cierto. Lo que sucede es que muchos están adulterados, que es diferente.

A Martínez de Genique se le atribuye falsamente un chiste sobre su área de competencia (como les gusta a los políticos llamar a su empleo): "Cuando un obrero come merluza es que uno de los dos está enfermo".

Vinader, al banquillo. Pero a los ministros les dan luego un cargo. A los periodistas ños quieren meter en la cárcel -se queja Xavier Vinader, a quien un artículo le ha costado .una petición fiscal de veintiséis años de cárcel.

Al enterarse casualmente Vinader de que el próximo día 13 se celebraría el juicio contra él, uno de los abogados que defienden a presos vascos acusados de relaciones con ETA le explicó su actitud:

-Mira, Xavier, si la cosa se pone mal para los tres militantes de Herri Batasuna que se relacionan contigo en las acusaciones, no vamos a permitir que vayan tres años a la cárcel. Iremos también nosotros a por ti.

Solchaga, para ministro. En medio de tanta noticia catastrófica, el PSOE, reunido en congreso, registra una votación del 99,6% en favor de la gestión de la ejecutiva., En el congreso hay una cierta pesadumbre por tanta unanimidad. En broma se habla de que podría haberse negociado con alguna representación para que votara en contra y cambiara la imagen en exceso idílica.

-Es que nadie se fiaba -aclara un delegado-. Imagínate que estás de acuerdo con la ejecutiva, votas en contra de ella para dar una impresión de que hay discrepancias y Alfonso Guerra te toma ojeriza. Es un precio demasiado alto.

En los pasillos se produce la única nota de violencia. Los delegados madrileños abandonan la ponencia sobre Economía azuzados por su secretario general, Joaquín Leguina. El vasco Carlos Solchaga ha preparado una ponencia demasiado moderada, puesta en cuestión no sólo -por razones políticas, sino también técnicas.

-Solchaga quiere dar una imagen moderada para ver si le hacen ministro de Economía cuando el PSOE gane las elecciones -se dice en los pasillos.

El sombrero de la Presidencia. Manuel Fraga Iribarne es la definitiva expresión de la exultancia. Coronado por un sombrerito tirolés que se adorna con una impúdica pluma de ave, el presidente de Alianza Popular desembarca en Madrid, después de su éxito electoral en Galicia.

Fraga controla cada vez más su partido. Ahora ha nombrado unos secretarios técnicos en cada provincia, que se encargan de preservar la línea política de su presidente a tiempo completo y bien pagados. Las asambleas de AP pintan cada vez menos, pero como la política de Fraga ha obtenido éxitos indudables, no hay forma de reaccionar contra sus designios.

Un destacado miembro de AP explica los cambios en su partido desde que se fundara:

-Al principio, en las reuniones, la gente se dirigía a Fraga llamándole Manolo; luego, se comenzó a utilizar la variante de don Manuel. Ahora, cada vez que alguien se refiere a una intervención suya, utiliza un modismo algo más complicado: "Como muy bien ha dicho la presidencia".

Teléfonos públicos. Rodríguez Sabagún, mientras tanto, explica al país con lágrimas en los ojos que el auténtico vencedor de las elecciones gallegas ha sido su partido. Su compañero de partido, el ministro de Transportes y Comunicaciones, José Luis Alvarez, está enfadado también porque se le ha escamoteado algún mérito. Sánchez Terán se apuntó el tanto de la inauguración de 83 teléfonos públicos en Galicia en un acto puramente electoral. A Alvarez no le importa que se capitalizara una empresa privada en beneficio de UCD. Lo que le molesta es que, de capitalizar alguien, tendría que haber sido él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de octubre de 1981