Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimiten tres concejales del Bloque en Santiago y Vigo

Santiago de Compostela

Tres concejales del Bloque Nacional Popular Gallego (BNPG) renunciaron ayer a sus cargos en una acción que podría abrir la más seria crisis sufrida hasta ahora por esta coalición regionalista radical. La dimisión de María Teresa Conde Julio Rodríguez y Manuela Fraguela, que deja momentáneamente sin representación en los ayuntamientos de Santiago y Vigo al BNPG, es la consecuencia última de los enfrentamientos internos que dividen desde hace algunos meses a la mayoritaria línea dura representada por el profesor Francisco Rodríguez, secretario general de la Unión del Pueblo Gallego (UPG), y a un importante sector de la militancia y la anterior dirección, de la Asamblea Nacional Popular Gallega (ANPG).Atenuada por las necesidades de campaña electoral, la sorda polémica que enfrenta, según las mutuas acusaciones, a los «liquidacionistas» de la actual dirección de la UPG con los socialdemócratas y derechistas de una parte de la ANPQ ha hecho su primera eclosión pública, con la renuncia de tres de los disidentes a sus cargos municipales. Al margen de las repercusiones internas que esta toma de postura pueda tener, la renuncia planteará en el Ayuntamiento santiagués problemas para sustituir a los dimisionarios, dado que la mayoría de los componentes de la candidatura local son personas ideológicamente próximas a ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de octubre de 1981