Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sondeo de Sofemasa sobre el ingreso de España en la Alianza Atlántica

En principio, el 52% de los españoles es contrario al ingreso la OTAN, y el 18,1% favorable

Coincidiendo con el debate del ingreso de España en la Alianza Atlántica, y ante la trascendencia innegable que dicha decisión tiene para los españoles, EL PAIS encargó a la empresa Sofemasa un sondeo de opinión en torno a este tema. Los resultados del mismo se exponen detalladamente en ésta y las tres páginas siguientes, tras el avance de resultados ofrecido ya el pasado domingo.La cuestión del ingreso de España en la OTAN no es en absoluto una de las preocupaciones prioritarias de los españoles, y tampoco se trata de uno de los problemas que deban resolverse con mayor urgencia, según ponen de manifiesto las respuestas ofrecidas a dos preguntas concretas. Pero una vez planteado el proceso de integración, la mayor parte de los encuestados sienten la necesidad de ser consultados, y en una parte de los casos, precisan mayor información. A estas alturas, una parte de los españoles parecen conocer lo que es la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Algunos lo confunden con otros organismos internacionales, como las Naciones Unidas o la Comunidad Económica Europea. El 39% lo define como un pacto militar para la defensa de Occidente, lo cual se aproxima mucho a la realidad, y otro 29% ofrece respuestas menos precisas o acertadas, aunque demuestra tener alguna idea de lo que se trata. Pero queda un tercio que no conoce en absoluto lo que es la OTAN o no ofrece respuesta alguna a esta cuestión. Una gran, parte de los encuestados se muestra contraria a que España pertenezca a la OTAN y otro porcentaje considerable votaría en contra en un referéndum. Paralelamente a la información relacionada con la OTAN, este sondeo permite también hacerse una idea del estado de la opinión política nacional y su comportamiento frente a unas eventuales elecciones. Lo más destacado es que la mayoría de los españoles no tiene ideas claras al respecto, y el porcentaje de los que se niegan por completo a opinar de este tema se aproxima a la cuarta parte. El sondeo se realizó sobre una muestra de 3.009 personas, suficientemente representativa de la opinión nacional, durante los días 2 al 9 de este mes.

La gran mayoría de los españoles, el 69%, considera necesario un referéndum para decidir el ingreso o no de España en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), según los. resultados de una encuesta de opinión realizada para el diario EL PAIS. En la misma encuesta se señala que el 73,4% de los españoles participaría en la consulta nacional y que el 44% de los votantes lo haría en contra de la adhesión a la OTAN. Por el contrario, sólo el 9,9% de los ciudadanos considera que corresponde. al Gobierno el decidir sobre la opción atlántica. Asimismo, el sondeo indica que en un referéndum el porcentaje de votantes a favor de la OTAN sería del 13,9%.Sólo un 3% de los españoles considera un tema prioritario de la política hispana la cuestión del ingreso o no en la OTAN, según se desprende de la encuesta, en la que se señala que en principio el 52% de los ciudadanos es contrario al ingreso en la Alianza Atlántica, y el 18,1%, favorable a la eventual adhesión. También en líneas generales se indica en el sondeo que el 45,2% de los entrevistados considera que la participación en el Pacto Atlántico tendrá efectos negativos para España, mientras que el 14,8% cree que la adhesión será positiva.

Otras de las conclusiones de la encuesta revelan que el 67,7% de los españoles cree saber lo que es la OTAN y que el 26,4% desconoce el alcance y significado de esta Organización. También se deduce del sondeo que el 83,8% sabe que España no pertenece a la OTAN en la actualidad, mientras que un 1,2% piensa que España pertenecía ya a la Alianza Atlántica.

El sondeo señala también que el 29% de las personas que votaron a UCD en 1979 son contrarias al ingreso de España en la OTAN. Asimismo señala que el 52,3% de estos votantes centristas desean un referéndum, en el que se declaran dispuestos a participar un total del 71,8% del electorado de UCD. En contra de la OTAN votaría en la consulta popular el 27,1 % de las personas que en las elecciones de 1979 apoyaron las candidaturas centristas.

Los votantes del PSOE en 1979 siguen, por el contrario, las pautas de su partido. El 74% se declara contrario al ingreso en la OTAN, el 82,2% pide un referéndum, el 84,1% se declara partidario a participar en la votación de la consulta popular y en ella votaría en contra de la OTAN el 71,7%. A favor lo haría el 7,4%.

Seis preguntas clave

La encuesta realizada sobre la OTAN está basada en un total de 3.009 entrevistas, representativas de la población española. En ellas se ha formulado, por el orden que sigue, un total de seis preguntas clave, que son las siguientes: ¿sabe lo que es la OTAN?, ¿pertenece España a la OTAN en la actualidad?, ¿cree que España debe entrar en la OTAN?, ¿cómo cree que debe decidirse el ingreso en la OTAN?, ¿cree que será positivo o negativo el ingreso en la OTAN? y ¿qué votaría en un referédum sobre la OTAN?

Todas estos interrogantes prioritarios están apoyadas por otras cuestiones explicativas de los anteriores sobre los porqués de las distintas opciones. Así, las cuestiones complementarias se refieren, por ejemplo, al ¿por qué debería o no entrar España en la OTAN?, o ¿de qué debe depender el ingreso en la Alianza Atlántica?, o, por último, ¿cuáles son los aspectos que considera positivos o negativos del eventual ingreso en la OTAN?

Los resultados de la encuesta revelan como datos concretos más tajantes que el 69% de los españoles desean la celebración de un referéndum para el ingreso o no de España en la OTAN, frente a un 9,9% que considera que esta es una prerrogativa del Gobierno, o un 6,2% que piensa que la decisión sobre esta cuestión compete exclusivamente al Parlamento. Otros porcentajes muy inferiores señalan que el 1,6% piensa que el Rey debería decidir este terna, y el 0,8% considera que el Ejército podría tener la responsabilidad de la opción.

La media favorable al referéndum (69%) se repite por igual en todo el territorio nacional, a excepción de las islas Canarias, donde sólo un 50% pide referédum. El archipiélago es una de las zonas más favorables a las tesis del Gobierno, aunque también muy minoritarias. Más favorables al referédum son los hombres (73 %) que las mujeres (64,8%).

Por edades, las personas más jóvenes serán las más favorables al referéndum.

El 58,9% de los encuestados con estudios elementales está a favor del referéndum, mientras que las personas con estudios primarios, bachiller y medios o superiores superan el 74% a favor de la consulta. Por ubicación ideológica se subraya en la encuesta que, de los interrogados de izquierda, el

Pasa a página 14

Viene de página 13

85,5% quiere la consulta, al igual que el 53,5% de los de centro y el 42,2% de la derecha del espectro político.

El segundo dato importante qué se desprende del sondeo, y a la vista de la gran mayoría en favor del referéndum, lo constituye la intención general del voto en una eventual consulta nacional. El sondeo señala que el 73,4% de los españoles están dispuestos a participar en una consulta nacional sobre la OTAN, lo que constituye un alto porcentaje en comparación con otras consultas populares ya realizadas en España desde la puesta en marcha de la democracia. La abstención decidida en esta consulta se eleva a un 8,7%, mientras que el 12,2% no ha decidido en el momento presente sobre su posible participación. Sólo el 1,8% no ha querido responder que es lo que hará en caso de referéndum.

En relación con la intención del voto hay que señalar que el 44% de los votantes lo hará en contra del ingreso en la OTAN, lo que supondrá, una vez eliminada la abstención, la cifra real de un 48,3% de votos contrarios a la adhesión al Tratado del Atlántico Norte. Por el contrario, el número de votantes a favor de la OTAN asciende aun 13,9%,lo que supone, eliminada igualmente la abstención, un 15,3% de los votos reales. El porcentaje de indecisos en esta votación sería de un 25,9% (un 28,4% sin la abstención). El 5,1% no contesta, prefiriendo reservarse su opinión.

El reparto geográfico de los votos a favor y en contra de la OTAN, eliminada la abstención, revela una mayor oposición en Madrid -zona centro, con un 60,5 % de votos contrarios, seguida de Levante-Murcia, con un 54,5%; del País Vasco-Navarra, con un 53,9%, y de Cataluña, con un 50,9%. El resto de las regiones se sitúa entre el 40% y el 50%, -a excepción de Canarias, Baleares y Aragón, que registran un voto contrario del 34,6%, 38,3% y 39,8%, respectivamente.

A favor de la OTAN destacan relativamente Extremadura (25,3%), Castilla Sur-LA Mancha (21,5%), Aragón (21,3%) y Canarias (18,5%).

La abstención más alta se daría en Canarias, con un 19 %.

Por sexos, edades y condición social, de votantes en contra de la OTAN, la encuesta ofrece los siguientes resultados. De los hombres entrevistados, lo harían en contra el 54,3 % (siempre eliminado el porcentaje de abstención), y de las mujeres, el 41,8%. El porcentaje más alto por edades en contra de la OTAN afecta a los comprendidos entre los 21 y 34 años, con un 57,1%. Por último, es la clase media, con un 53,4%, la más contraria a la OTAN, y la clase baja la que arroja el porcentaje más alto de indecisos (31,7%).

A favor de la OTAN está el 18,3% de hombres y un 12,2% de mujeres. La clase social más favorable en los porcentajes de la encuesta es la clase alta, con un 35%.

Por último, en este capítulo, la encuesta señala que en el referéndum votarían más los ciudadanos coa bachiller y estudios superiores, con un 82,1 % y 83,2%, respectivamente. Asimismo, señala que la ubicación ideológica de los votos contrarios a la OTAN será mayoritariamente de la izquierda, registrando en este sector una cifra del 76,7%. A favor de la OTAN, el mayor número de votantes se sitúa en las opciones de derecha, con un 51,7%.

Aparte de las intenciones de voto generales en el marco de un referéndum, la encuesta hace una valoración, general a favor o en contra del ingreso de España en la OTAN, que ofrece los siguientes resultados en respuesta a la pregunta de: ¿Debe España entrar en la OTAN?

El 18,1% de los españoles se manifiesta a favor del ingreso en la Alianza Atlántica. Este porcentaje medio registra sus cotas más elevadas en Extremadura, con un 28,8%.; Castilla-Sur-La Mancha, con un 27,1%, y Canarias, con un 25 %. El porcentaje favorable en los hombres es del 19,8%, y el de las mujeres, del 16,2%, siendo las edades comprendidas entre los dieciséis y los veintiún años las más favorables de estos porcentajes, que van desde el 21,9% al 25,3%. La clase social alta, con un 36,6 %, registra el más alto nivel dentro del sector que piensa que España debe. entrar en la OTAN. Un sector que cuenta con el apoyo más significativo entre los ciudadanos con estudios primarios en un 21,2%. La ubicación ideológica de las personas más favorables a la OTAN se centra en la derecha, con un 52%, seguida de la opción de centro, con un 35,4%.

En contra del ingreso en la OTAN se pronuncia un 52% de los españoles, siendo el área de Madrid-centro la más contraria, con un 63,4%, seguida del País Vasco-Navarra, con un 58,6%; Extremadura, con un 56,6%; Levante-Murcia, con un 55,5%, y Cataluña, con un 54,3%. El porcentaje de hombres contrarios asciende a un 57,2%, y el de mujeres, a un 46,3%, y las edades más contrarias oscilan entre los dieciocho y los 34 anos, con cerca del 60%. Los contrarios a la OTAN más numerosos pertenecen, a la clase media en un 55,8%. Entre los encuestados con estudios medios o superiores se registra el más alto nivel contrario, con un 61,9%, seguidos de los que tienen bachiller. Según la opción ideológica de los entrevistados, el 78,3% de las personas de izquierda está en contra; el 27,4%, de los de centro,, y el 19,5%, de la derecha. Los que se definen como apolíticos, que alcanzan el 47,8%, se manifiestan en contra.

En este capítulo sobre si se debe o no entrar en la OTAN, el 20,6% de los españoles no contesta o no quiere definirse, y el 9,3%, señala que su opción dependerá de las condiciones internas españolas e internacionales, así como de los efectos económicos y militares posibles de dicha integración. A la espera de posibles respuestas a estos interrogantes, este 9,3% mantiene su duda.

En todo caso, y siempre desde una perspectiva general, un 14,8% de los españoles considera que el ingreso de España en la OTAN tendrá efectos positivos, mientras que un 45,2% afirma que será una opción negativa para los intereses españoles. Ante el interrogante sobre los posibles efectos del ingreso o no en la OTAN, el 27,7% no quiere pronunciarse, mientras que un 12,3 % dice que dependerá de las condiciones de dicho ingreso.

En respuesta a las preguntas de ¿sabe usted lo que es la OTAN? y ¿está España en la OTAN?, el resultado de la encuesta dice que el 67,7% de los españoles sabe lo que es la OTAN, y el 83,8% confirma que España no está en la Alianza Atlántica. Por el contrario, el 26,4% dice desconocer la OTAN, y un 1,2% cree que España ya pertenece a la Alianza Atlántica.

Los partidos y la OTAN

La encuesta recoge, por último, las opciones de los ciudadanos en este debate OTAN desde su condición de votantes en 1979 de uno u otro partido político. En síntesis, y con referencia a las dos formaciones políticas más representativas, UCD y PSOE, el sondeo arroja los siguientes resultados:

En respuesta a la pregunta de si debe o no entrar España en la OTAN, los votantes de UCD en 1979 se declaran favorables a la opción atlántica en un 31,3%, y contrarios al ingreso, en un 29%. El 15% de los seguidores centristas condiciona su posición a los posibles detalles de la adhesión, y un 24,4% no desea manifestarse.

Siempre con referencia a los votantes de UCID en 1979, la encuesta señala que el 52,3% de ellos quiere un referéndum en el que participaría un 71,8% de los electores centristas, declarándose favorables a la OTAN en la consulta el 27,8 %, y en contra de la adhesión a la Alianza Atlántica, el 27 %. El 37,4 % dicen no saber qué votaría, y el 4,2% no da respuesta de su actitud.

Por su parte los electores del PSOE en 1979 se manifiestan de la siguiente manera: en principio, el 74% de los votantes socialistas cree que España no debe entrar en la OTAN, y el 7,5 % dice que sí. También un 7,5 % condiciona su actitud hacia la entrada, y un 11% no contesta.

El 82,2% de los votantes socialistas es favorable a un referéndum, en el que se declara dispuesto a participar el 84,1%. En contra de la OTAN votaría el 71;7 %, y a favor, el 7,4%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de octubre de 1981

Más información

  • En un referéndum, el 44% votaría en contra, y el 13,9%, a favor