Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento acuerda la disolución de Mercamadrid y gestiona la apertura de los mercados centrales

El Ayuntamiento decidió ayer proceder a la liquidación y disolución de la sociedad Mercamadrid, cuyo objetivo social, ya cubierto, era la instalación de los nuevos mercados centrales. De esta manera, una vez paralizada la municipalización de la sociedad, que se habría encargado también de la explotación de los nuevos mercados, éstos sufrirán un importante retraso en su entrada en servicio. La paralización del expediente de municipalización de Mercamadrid vino determinada por la abstención de UCD en el último pleno de la Corporación, al que fue sometido dicho expediente, el cual necesitaba para su aprobación la mayoría de dos tercios de la Corporación.

Según decidió ayer el equipo de gobierno municipal, la sociedad Mercamadrid será disuelta y se emprenderán negociaciones con Mercasa, que poseía el 49% de la sociedad -el 50% era del Ayuntamiento y el 14% restante correspondía a los mayoristas- y con el Ministerio de Comercio para encontrar una salida que permita lo más rápidamente posible poner en servicio los nuevos mercados centrales.En opinión de los dirigentes municipales, la oposición del grupo centrista al expediente de Municipalización de Mercamadrid podría perseguir el retraso en la entrada en servicio de los nuevos mercados centrales, con el fin de evitar que sea la actual Corporación quien pueda contabilizar entre sus logros la materialización de este proyecto. De esta manera, indican los mismos medios, se perpetúa aún por un determinado período de tiempo el actual estado de cosas, que permite a los mayoristas disfrutar de una reglamentación que, en buena medida escapa del control municipal que pretende el gobierno de izquierda.

UCD, por su parte, en la rueda de Prensa que ayer ofreció su portavoz, reiteró que su oposición al expediente de municipalización "persigue, tan sólo, la matización de las condiciones que trata de imponer el Ayuntamiento a los mayoristas". Nunca, según UCD, se habría pretendido retrasar la entrada en servicio de los mercados centrales. "De hecho", dijo Alvarez del Manzano, "existen precedentes de otros mercas que han entrado en servicio sin estar aprobado su correspondiente expediente de municipalización".

En este sentido, un portavoz del equipo municipal de gobierno afirmó a este periódico, que tal práctica no es posible en el caso de Madrid, dada la legalidad vigente, ya que para que los mayoristas se instalen, hay que negociar con ellos las condiciones y con las dependencias del Ayuntamiento que lo hacen. Y esto es precisamente lo que se contiene en el expediente de municipalización que no ha podido ser aprobado por abstenerse UCD."

El mismo portavoz aseguró, no obstante, que en un próximo pleno de la Corporación será presentado un proyecto de reglamento de explotación de los mercados centrales que requiere tan sólo mayoría simple para ser aprobado, por lo que, con toda seguridad, saldrá adelante y podremos ofrecer a los mayoristas que se instalen en sus nuevos puestos de acuerdo con unas condiciones ya establecidas".

El Ayuntamiento, en cualquier caso, trata de evitar medidas de fuerza por parte de los mayoristas, que se piensa podrían llegar incluso a un plante en el abastecimiento de la ciudad, por lo que en todo momento tratan de ajustarse a la legalidad.

Para ello, se negociará con Mercasa y Comercio las condiciones de constitución de lo que será la nueva sociedad que explotará los mercados centrales. Para ello se contemplan varias posibilidades, entre las que figura, sin descartarse totalmente, el procedimiento de gestión directa, es decir, la cobertura de los mercados centrales como si de otro servicio municipal se tratara.

Otra de las alternativas hace referencia a la constitución de una empresa mixta con capital privado y municipal o la concesión del servicio a una empresa privada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de octubre de 1981

Más información

  • La Corporación no descarta la gestión directa de los nuevos mercados