Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pleno del Congreso aprueba el articulado del Estatuto de Cantabria

El Pleno del Congreso aprobó ayer el Estatuto de Autonomía para Cantabria con los votos, casi siempre unidos, de centristas y socialistas y el rechazo sistemático de las numerosas enmiendas defendidas por el comunista Jordi Solé Tura. Entre las escasas incidencias entre los dos grandes grupos parlamentarios, destacó la oposición socialista a que el Estatuto prevea «de modo especial la celebración de acuerdos y convenios con la comunidad de Castilla-León».

La oposición al texto que contiene esta cláusula provino del Grupo Comunista, que pidió la supresión del párrafo. El centrista Justo de las Cuevas apeló a los lazos históricos y culturales entre Cantabria y Castilla-León, con tanto entusiasmo que el comunista Jordi Solé le preguntó que, si las raíces son tan grandes, ¿por qué su grupo promueve la autonomía separada de Cantabria? Solé recordó que ya existen mecanismos genéricos para que la comunidad autónoma cántabra establezca acuerdos de cooperación con otras comunidades autónomas, por lo que resultaba superfluo y exagerado prevenir acuerdos especiales. Justo de las Cuevas aseguró que existen también problemas comunes entre Cantabria y Castilla-León, para solucionar los cuales «se prevén estos lazos». El socialista Jaime Blanco calificó, por su parte, de error el párrafo sobre los acuerdos especiales con Castilla-León y, ante la imputación de que en la comisión constitucional los socialistas aprobaron el texto que ahora controvertían, Gregorio Peces-Barba pidió que quedase constancia de la falsedad de dicha afirmación.

El texto fue aprobado por 144 votos favorables, 119 en contra y cuatro abstenciones. El comunista Jordi Solé Tura pidió que se pusiera seguidamente el marcador electrónico a cero, ya que no consideraba que hubiera tantos diputados en el hemiciclo. En la sucesiva votación se comprobó que el número de diputados era inferior al registrado en la votación citada.

Entre las escasas propuestas comunista aceptadas por el Pleno figura la sustitución de la expresión «tribunal de superior categoría dentro de la comunidad autónoma» por la de «Tribunal Superior de Justicia», más acorde con lo establecido en la Constitución.

Los comunistas propusieron también que correspondiera a la comunidad autónoma cántabra el desarrollo legislativo y la ejecución de las normas básicas del régimen de radio, televisión y demás medios de comunicación social, y mantener la titularidad de tales medios del Estado. Mediante una enmienda transaccional propuesta por el Grupo Centrista se aprobó que la Diputación Regional de Cantabria, en materia de medios audiovisuales del Estádo, «ejercerá todas las potestades y competencias que le atribuye el estatuto de RTVE». También prosperó la propuesta comunista de suprimir la referencia a que en materia de iniciativa popular en el ámbito de la asamblea de Cantabria la regulación se remitiera a la ley orgánica prevista en el artículo 87.3 de la Constitución, por considerar Jordi Solé Tura que tal regulación sólo corresponde, a la presentación de proposiciones de ley ante las Cortes Generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1981

Más información

  • La Cámara efectuará hoy la votación global