Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGIA

Propuesta socialista contra el peligro de los residuos radiactivos para las costas gallegas

El Grupo Parlamentario Socialista presentó ayer una proposicion no de ley solicitando que el Gobierno, en el más breve plazo posible, tome las medidas oportunas para que los vertidos radiactivos no se realicen en las costas gallegas y regule por medio de un convenio con los países de donde provienen tales residuos la protección de las costas gallegas y su ámbito marino.Piden asimismo que en el convenio citado se establezca un sistema de control, detección y alarma que permita conocer la evolución del depósito y de las posibles fugas que puedan producirse del mismo, así como las normas a adoptar en caso de fugas imprevistas potencialmente pelirosas.

La propuesta socialista parte del hecho, reflejado por la opinión pública y por diversos movimientos ecologistas sobre la situación de peligro que se cierne sobre las costas gallegas a causa del basurero atómico de residuos nucleares en que peligra en convertirse. Estiman los socialistas que esta situación es consecuencia de la proximidad a las costas gallegas, estimada en menos de quinientas millas, de un cementerio atómico en el Atlántico, depositario de los vertidos de los residuos nucleares provenientes de algunos países de la Comunidad Económica Europea (CEE) y autorizado en 1976 por la Asociación Internacional de Energía Atómica de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) a la que Espana pertenece.

Los socialistas recuerdan que la inmensa mayoría de las naciones nucleares abandonaron a partir de los años setenta el procedimiento de vertido marino de desechos radiactivos, ya que se demostró el deplorable estado de deterioro que sufrían los bidones depositados en las slmas del Atlántico y el Pacífico.También recuerdan el acuerdo de 13 de mayo de 1980, adoptado por la CEE, que ponía especial énfasis en la seguridad nuclear.

Según señala el grupo socialista, el Gobierno espanol debiera haberse preocupado de haber seguido más detalladamente el desarrollo de estos trabajos, en lugar de la parca regulación jurídica de este tipo de riesgos realizada por nuestro país. En consecuencia y teniendo en cuenta la noticia de que se aproxima el buque Luise Smits, que se dispone a depositar más de 3.000 toneladas de residuos radiactivos en la citada zona, los socialistas consideran urgente una inmediata regulación de la materia «que impida futuros desastres para la población y costas gallegas».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 1981