Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal adopta medidas de fuerza contra el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 1982

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) anunció ayer, coincidiendo en el tiempo con la presentación del proyecto de ley de Presupuestos del Estado para 1982 a las Cortes y a los medios informativos, que suspenderá su asistencia a la comisión de seguimiento del Acuerdo Nacional de Empleo (ANE) por discrepancias con el contenido del mencionado proyecto de ley. La patronal, que tuvo acceso al contenido de los Presupuestos con antelación sobre diputados y periodistas, justifica su oposición a los Presupuestos en el elevado déficit, en el incremento del impuesto de tráfico de empresas y, sobre todo, en la asignación de ochocientos millones de pesetas para actividades socioculturales de los sindicatos.

Los Presupuestos para 1982 fijan un objetivo de crecimiento del producto interior bruto del 3%, elevan medio punto la presión fiscal y recurren a una fuerte emisión de deuda a corto plazo para contribuir a la financiación de un déficit público que se evalúa en 700.000 millones. La cifra de gastos prevista en los Presupuestos asciende a 3,5 billones de pesetas, y la de ingresos, a 2,8 billones de pesetas. La inversión pública se ha cifrado en 825.000 millones, lo que supone un incremento en términos reales del 12%, porcentaje similar al que se estima como incremento de precios al consumo para 1982.«Las características fundamentales de los Presupuestos de 1982», según explicó el ministro de Hacienda, «provienen de los acuerdos alcanzados por el Gobierno con distintas fuerzas sociales y políticas: acuerdos autonómicos, sobre administraciones locales y ANE, además del decreto de reconversión industrial y el reciente acuerdo sobre estructura financiera del INI».

El proyecto de ley de Presupuestos incluye una serie de medidas fiscales que entrarán en vigor el 1 de enero. Serán precedidas por la rebaja de dos puntos, desde hoy mismo, en la fiscalidad del automóvil (el tipo general del 26% baja al 24% y se suprime el gravamen sobre recambios), así como por la próxima subida del tabaco para conseguir 10.000 millones de pesetas en mayor recaudación. Se incrementarán también las deducciones familiares y los incentivos al ahorro y la inversión.

Páginas 47 y 48

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 1981

Más información

  • La CEOE suspende su participación en la comisión de seguimiento del ANE