Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Justicia apoya la identificación parcial de los policías ante los tribunales

El ministro de Justicia, Pío Cabanillas, manifestó ayer ante el Pleno del Congreso que puede considerarse una medida prudente el que los policías comparezcan en los procesos judiciales identificados sólo con su número de carné profesional, sobre todo si ocurren casos como el de la filtración a ETAm de datos sobre los funcionarios relacionados con el caso Arregui, que se sospecha proceden del sumario.

Pío Cabanillas respondía a una interpelación del diputado Juan María Bandrés, de Euskadiko Ezkerra, quien preguntó por las razones de que desde hace tiempo los funcionarios de policía, guardias civiles y policías nacionales, se identifiquen en los atestados y los procesos judiciales de esta forma, que en opinión de Bandrés es ilegal, porque las leyes de enjuiciamiento exigen la identificación de los participantes, y perturba el normal funcionamiento de la justicia, ya que esta práctica produce confusiones, e incluso algunos jueces rechazan esta forma de comparecencia, con el consiguiente retraso del proceso.El diputado reconoció que los policías pueden estar amenazados, pero advirtió que si los grupos armados los persiguen es por su condición de policías y no por llamarse de una determinada manera, y añadió que también corren un riesgo profesional los jueces, igual que en otras profesiones, y no recurren al anonimato.

El ministro de Justicia argumentó que las leyes de enjuiciamiento requieren la identificación de los testigos, pero para los policías lo que se necesita es que acrediten su condición de tales, y recordó que en todo caso es competencia de los jueces decidir si les basta o no identificar al funcionario por su número de carné profesional.

Pío Cabanillas terminó su contestación estimando que tal forma de identificación puede ser una medida prudente, sobre todo si se dan casos como el de la filtración «a una conocida organizacíón terrorista» de datos sobre policías, como ha ocurrido con los funcionarios relacionados con la captura y posterior muerte del etarra Arregui, cuya filiación ha obtenido ETA, y, según se sospecha, con datos obtenidos del sumario judicial. El diputado no se consideró satisfecho con la respuesta, y anunció que presentaría la correspondiente moción.

Filtración del sumario

La Asociación por Derechos Humanos de España anunció ayer a EL PAIS, a través de uno de sus portavoces, que se encuentra al margen de cualquier sospecha que le relacione directa o indirectamente con una supuesta filtración de datos a la dirección de ETA Militar sobre los funcionarios del Cuerpo Superior de Policía que hasta la fecha han declarado en el sumario por la muerte del etarra Joseba Arregui.Esta supuesta filtración fue detectada por la policía recientemente a raíz de la detención en Madrid del presunto responsable de información de ETAm Juan Antonio Madariaga, que tenía en su poder la relación completa de los declarantes en el caso Arregui, en la que se incluían el documento nacional de identidad, los nombres de los padres, la fecha y el lugar de nacimiento y el domicilio actual, entre otros datos. La policía, que realiza una investigación en este sentido, sospecha que estos datos hayan sido filtrados del sumario.

Martín Pérez, secretario general de la Asociación Pro Derechos Humanos, organismo que se encarga de ejercer la acción popular en el sumario por el caso Arregui, manifestó a este periódico que hoy se hará pública la postura oficial de la organización, que consiste principalmente en dejar claro ante la opinión pública que se encuentra al margen de cualquier sospecha sobre este asunto. «La Asociación Pro Derechos Humanos», dijo, «no ha filtrado el sumario ni mantiene relaciones con una organización como ETA Militar. Nosotros no somos violentos y, por tanto, estamos contra el terrorismo y contra ETAm, postura esta que ya hemos hecho pública en varias ocasiones».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 1981

Más información

  • La ley de Enjuiciamiento Criminal no admite discriminaciones