Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento acuerda gestionar un crédito de 10.000 millones de pesetas

Con el voto en contra del grupo centrista, el pleno del Ayuntamiento de Madrid acordó ayer facultar al alcalde, Enrique Tierno, para que negocie la concesión de un crédito por importe de 10.000 millones de pesetas (véase EL PAIS de ayer) destinados, a la financiación del plan de inversiones para 1981. El portavoz de UCD basó su negativa en el constante endeudamiento de la Corporación y en la creencia de su grupo de que "la capacidad contributiva de los madrileños está a tope".

En el, mismo pleno también fue aprobado, en esta ocasión por Unanimidad, la constitución de Una comisión municipal que deberá negociar con la Administración central un programa de equilibrio financiero para el Ayuntamiento madrileño. Asimismo por unanimidad, y después de ser aceptadas algunas enmiendas, en su mayor parte de carácter técnico, presentadas por UCD, quedó aprobado el nuevo reglamento municipal de inspección de abastos y mercados, que sustituye al vigente desde 1973. En defensa del crédito que el Ayuntamiento busca en los mercados extranjeros, el concejal responsable de Hacienda, Joaquín Leguina, replicó la argumentación del portavoz centrista, Alvarez del Manzano, que, contabilizando los diez mil millones de pesetas que requiere el programa de inversiones, las cargas financieras del Ayuntamiento no sobrepasarán el 20%, del total del presupuesto", cifra que en su opinión supone una buena gestión empresarial.

En apoyo de la propuesta de la concejalía de Hacienda, Eduardo Mangada, como portavoz del grupo comunista, aseguró que le consta que dicho Crédito está dentro de los límites de la prudencia administrativa y capacidad de endeudamiento del Ayuntamiento. En la misma línea, el portavoz socialista, Alonso Puerta, calificó de sano el endeudamiento del Ayuntamiento y justificó el programa de inversiones, contra el que también se había mostrado disconforme Alvarez del Manzano, en una decisión política de los socialistas en el gobierno local que pasa por la redistribución del salario social.

Puerta aprovechó el debate con el representante centrista para denunciar la falta de contribución estatal a las economías municipales, "contrariamente a lo que ocurre en la generalidad de los países europeos con los que queremos homologarnos". En tono sardónico, Puerta quiso tranquilizar al portavoz centrista respecto al endeudamiento municipal transmitiéndole su seguridad de que será el mismo equipo de gobierno que hoy el rige el muicipio madrileño, "o, al menos, de la misma ideología, quien hará frente a la deuda que queremos contraer".

Menos imagen y más gestión

La réplica de Alvarez del Manzano, sin perder la sonrisa ante la profecía socialista, constituyó un cúmulo de dogmas: "Unos costes financieros del 20%, tal como está el dinero, es consecuencia de una mala gestión". "Ustedes pueden calificar la actual deuda del Ayuntamiento como sana porque sus anteriores rectores tenían mucho cuidado con el dinero de los madrileños". "Los madrileños no están contentos con la actual gestión de Ayuntamiento, según una encuesta que ustedes mismos han encargado y que han debido consultar entre sus mismos votantes, a juzgar por la orientación del voto que obtienen." En un tono mas serio, Alvarez del Manzano concluyo, exigiendo un mayor control del gasto en el Ayuntamiento, en dos años se ha doblado el presupuesto, incluyendo en el mismo una partida de cincuenta millones para cuidar la imagen del Ayuntamiento. La imagen, señores, es la eficacia. Menos imagen y más gestión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 1981

Más información

  • Con el voto en contra de UCD, que exige contener el gasto municipal