_
_
_
_

Admitida la denuncia por presuntos malos tratos y torturas a internos de la prisión de jóvenes de Carabanchel

El Juzgado de Instrucción número 19 de Madrid ha admitdo la denuncia interpuesta el pasado sábado por cuarenta familiares de los presos del Centro de Detención de Jóvenes de Carabanchel contra el director de la prisión y varios funcionarios de la misma por su presunta implicacion en malos tratos y torturas a los internos después de sofocarse el motín que protagonizaron cerca de cuatrocientos reclusos del citado centro. El titular de este juzgado ha abierto un expediente con el númer 370/81 y próximamente comenzará a realizar las primersa diligencias, por si la conducta de los denunciados pudiera ser constitutiva de delito, según pudo aber este periódico. El escrito entregado en el citado juzgado interpone denuncia contra el director del centro, Emilio Ferrer, por si su conducta pudiera estar tipificada como constitutiva de delito en el artículo 187.5 del Código Penal, así como en razón de ser la máxima autoridad de la prisión, en virtud de la cual es el responsable de la actuación de un colectivo de funcionarios que presuntamente causaron malos tratos de palabra y obra a un número indeterminado de reclusos, entre los cuales se citan los nombres de los cuarenta internos familiares de los denunciantes.

Asimismo, interponen denuncia contra siete funcionarios del centro por su destacada participación en los citados malos tratos, torturas y vejaciones innecesarias, así como contra el recepcionista de los paquetes de las familias.

Trato vejatorio

Los abogados Gerardo Martín Morales, Juan Manuel González Berzosa y Luis Miguel Gómez Parra, representantes de los cuarenta denunciantes, pusieron en conocimiento del juez instructor que lleva el caso, según señala su escrito, "que el pasado día 28 de agosto, con motivo de los altercados producidos en la prisión de jóvenes, tras hacerse necesaria la actuación de las Fuerzas de Orden Público y una vez restablecido el orden, algunos funcionarios del centro, entre los que figuran los denunciados y otros no identificados, se dedicaron durante todo ese día a proporcionar a la inmensa mayoría de los reclusos un trato vejatorio e inhumano, cuando no atentatorio contra su propia integridad física y constitutivo en muchos casos de lesiones y tortura". Este trato se vino manteniendo desde el día del motín hasta el pasado 2 de septiembre, según señala el escrito, y consistió, una vez normalizada la situación, en obligar a cerca de cuatrocientos reclusos a desnudarse completamente

Por otra parte, el PSOE ha presentado una interpelación al Gobierno en relación con el motín del pasado 28 de agosto por entender que, si el amotinamiento se produjo como consecuencia de la limitación de entrada de paquetes en el centro, esta medida no respetaría es espíritu de la ley general penitenciaria.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_