_
_
_
_

Posible entendimiento con Argel en el precio del gas natural, de cara a la visita de Mitterrand

El Gobierno francés mantiene, en lo esencial, sus postulados acerca de la necesidad de acceder, con Argelia, a un nivel de precios aceptable del gas natural licuado argelino, ha declarado aquí el ministro francés de Comercio, Michel Jobert, al término de una breve visita, calificada de política por medios autorizados franceses.El viaje de Jobert anticipa la llegada a la capital argelina, la semana próxima, del negociador galo sobre el contencioso franco-argelino sobre el precio del gas natural, el ex ministro Jean-Marcel Jeanneney.

Las dos partes han declarado su voluntad política de llegar a un acuerdo sobre ese tema antes de la visita oficial a Argelia del presidente francés, François Mitterrand, prevista para noviembre. Pero, en lo esencial, y según se desprende de las declaraciones hechas por Jobert a los periodistas, París considera que la situación actual del mercado mundial energético no favorece la tesis argelina de llegar a la paridad de precios, entre crudo y gas natural, en función del nivel calorífico.

Se trata de una cuestión de principios que, según el ministro galo, Francia comprende, pero no está dispuesta a admitir si esta tiende a materializar un nivel de precios inaceptable para los consumidores franceses.

En la actualidad Argelia suministra gas natural licuado a Francia a un precio teórico de 6,11 dólares el millón de unidades térmicas de norma británica (BTU), en tanto que París abona, unilateralmente, un precio ligeramente superior a los cuatro dólares.

Un eventual acuerdo entre las dos partes tendría una repercusión inmediata en las demás negociaciones que mantiene Argelia con otros grandes clientes de su gas natural, como Enagás española. La firma estatal argelina Sonatrach ha solicitado de Enagás el abono de un precio de seis dólares, que representa cerca del 50% de aumento sobre el abonado actualmente por la parte española.

Los negociadores argelinos argumentan que, en el momento presente y hasta que pueda materializarse una explotación de los yacimientos de gas natural localizados en Sabiñánigo, cuyas reservas alcanzarían los 3,5 trillones de pies cúbicos, existen muy pocas alternativas de que España pueda obtener una alternativa al gas natural argelino, que alcanza cerca del 62% de las necesidades de nuestro país.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_