_
_
_
_
_

Los obreros polacos apoyan el sindicalismo libre en la Europa del Este

Los cerca de 900 delegados que asisten al I Congreso Nacional del sindicato polaco Solidaridad enviaron ayer un mensaje de apoyo a todos los trabajadores de la Europa del Este, estimulándoles a "que luchen por conseguir sindicatos libres", informa France Presse desde Gdansk.El texto del mensaje dice lo siguiente:

"Los delegados reunidos en Gdansk en el I Congreso de Solidaridad dirigen sus saludos a los obreros de Albania, Bulgaria, Hungría, Rumania, Clnccoslovaquia, la República Democrática Alemana (RDA) y a los de todos los pueblos de la Unión Soviética".

""Como primera organización sindical independiente en nuestra historia de la posguerra sentimos profundamente la comunidad a la que aspiramos".

"Al margen de informaciones mentirosas difundidas en vuestros países, os aseguramos que somos una auténtica representación de los trabajadores, con 10 millones de miembros. nacidos del resultado de las huelgas obreras".

"Nuestro objetivo es la lucha por la mejora de las condiciones de vida de todos los trabajadores. Sostendremos a todos aquellos que decidan seguir la difícil vía de la lucha por un "movimiento sindical libre".

"Tenemos la firme esperanza que nuestros representantes podrán encontrarse, a fin de cambiar experiencias sindicales".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A juicio de los observadores, se trata de una clara alusión al deseo de Solidaridad de "exportar su revolución", originada en las huelgas de agosto de 1980, que posibilitó la creación de sindicatos libres por primera vez en la Europa del Este, reconocidos posteriormente por las autoridades comunistas.

Al comienzo del Congreso de Solidaridad en Gdansk, la organización que preside Lech Walesa, recibió un mensaje del sindicato libre de la Unión Soviética (SMOT, Hegal) en el que se mostraba solidario con sus compañeros polacos, a quienes reconocía el mérito de iniciar el camino que ellos también pretenden seguir.

De todos los países mencionados en el mensaje de Solidaridad, tan sólo se tienen informaciones de organizaciones sindicales libres, fuertemente reprimidas, pero con cierta estructura, en Rumania (el SLOMR) y, en la Unión Soviética (el SMOT).

En Hungría se están llevando a cabo reformas sindicales para ampliar las competencias de las organizaciones estatales, pero el Gobierno ha anunciado que no autorizará la creación de sindicatos libres al estilo de Polonia. En Checoslovaquia, muchos obreros están encuadrados en los dos principales grupos de oposición -Carta 77 y el VONS-, que llevan a cabo una campaña de críticas contra el régimen "normalizado" de Gustav Husak.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_