Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Washington y la política surafricana

Nueva York

Para Pretoria, la invasión es sólo una operación de persecución. Pero, para las normas internacionales, es una flagrante violación de¡ lerritorio de Angola por las fuerzas surafricanas. Londres, París y Bonn condenan con dureza los ataques aéreos y terrestres. Pero no Washington, que trata de evitar toda posible condena ( ... ).La Administración Reagan insiste en que se debe confiar en Pretoria si se estudia el contexto de la situación. Angola ha servido de base de las guerrillas de Namibia que durante años han tenido escaramuzas con las fuerzas surafricanas, y la Angola marxista ha recibido ayuda militar del bloque soviético, afirmando que cuenta con 20.000 soldados cubanos para defenderse de las incursiones de Suráfrica. Pero hay otro contexto más amplio.

Durante una generación, Suráfrica ha dominado ilegalmente un vasto y rico territorio en minerales como Namibia. Y ha rechazado todas las propuestas para una auténtica independencia, temiendo que el régimen satélite establecido en Namibia puede perder las elecciones y que las ganen las guerrillas de izquierda.

Estados Unidos y sus aliados occidentales han dedicado años de diplomacia para encontrar una solución razonable. Pero todo fue echado por la borda cuando Pretoria desaprobó el plan después del triunfo de Ronald Reagan

, 2 de septiembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de septiembre de 1981