Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dow Chemical compra a Enpetrol una de sus dos plantas de obtención de etileno en Tarragona

La Empresa Nacional de Petróleos, SA (Enpetrol), de propiedad pública y líder del sector petroquímico en España, firmó, el pasado miércoles en Madrid, con la multinacional Dow Chemical Ibérica, SA, un acuerdo por el que la primera vende a la petroquímica norteamericana una de sus plantas de olefinas, destinada a la obtención de etileno, de Tarragona, por un importe que ronda los 15.000 millones de pesetas, según pudo saber ayer EL PAÍS.

El acuerdo de venta, negociado a lo largo de los dos últimos meses, permitirá racionalizar la producción de etileno en este país, de cara a la próxima integración en la Comunidad Económica Europea (CEE). Dow Chemical era el principal cliente de Enpetrol y tenía prevista la construcción de una planta cracker de etileno propia en Tarragona que, según la demanda prevista de este producto en España en los próximos años, hubiera sobresaturado el mercado interior.Un portavoz de Dow Chemical manifestó ayer en este periódico que la empresa ha cancelado este último proyecto, ya que el acuerdo de compra alcanzado con Enpetrol le permite disponer de inmediato de dicha planta a un precio competitivo con la inversión originalmente pensada para dicha instalación. La multinacional tenía previsto invertir 10.000 millones en la construcción de dicha planta y el proyecto no habría estado terminado hasta dentro de tres años, como mínimo.

Este acuerdo permitirá también a Dow Chemical adelantar el resto de los proyectos de ampliación de sus instalaciones en Tarragona, para los que ya disponía de autorización oficial y la concesión de los beneficios implícitos a las industrias de interés preferente. Estos proyectos, cuya realización se repartía en dos fases, preveían la inversión de unos 40.000 millones de pesetas, e incluían la construcción del cracker, ahora cancelado, y otras dos plantas, una de polietileno y otra de poliestireno, en su primera fase.

La segunda fase, que también experimentará un notable adelanto sobre la fecha de terminación inicial de 1985, preveía la construcción de plantas de benceno, etil-benceno y otra de estireno. Con este programa, Dow Chemical perseguía integrar hacia atrás su producción global y preparar su actividad ante la eventual adhesión española a las Comunidades Europeas.

Facilidades de financiación

Para Enpetrol el acuerdo supone una importante inyección de dinero que ayudará a la financiación de sus propios programas de expansión y modernización de sus instalaciones de refino y petroquímicas. Concretamente, Enpetrol tiene previstas unas inversiones superiores a los 50.000 millones de pesetas -de los que 10.000 millones se quedarán en Tarragona- con destino a la instalación de un cracking catalítico (FCC), en su refinería de Puertollano. Este proyecto se encuentra ya en una fase avanzada y se ha ultimado la ingeniería básica, así como adjudicado una parte importante de los equipos principales.

Asimismo, la Empresa Nacional tiene programada la construcción de nuevas plantas petroquímicas destinadas, de acuerdo - a las pautas marcadas por su nuevo dueño -el Instituto Nacional de Hidrocarburos-, a la racionalización de su producción de elementos de mayor valor añadido, concretamente en el campo del etileno y del propileno.

El acuerdo de venta de la planta de Enpetrol de Tarragona, alcanzado entre las dos empresas, será efectivo una vez cumplimentados determinados trámites, según el anuncio realizado por ambas empresas. Estos trámites, previsiblemente tienen relación con las autorizaciones pertinentes en el caso de que requiera un informe sobre la inversión extranjera a realizar.

La planta vendida tiene una capacidad de producción anual de 350.000 toneladas de etileno. Después de esta transacción, Enpetrol conserva una capacidad de producción anual superior a las 610.000 toneladas por año, incluyendo sus plantas de Puertollano y Tarragona, según la información facilitada ayer por la empresa. Dow Chemical, bajo los términos del acuerdo alcanzado, se ha comprometido a garantizar a terceros el suministro de etileno que tenía concertado Enpetrol en dicha planta.

Las ventas de etileno de Enpetrol al mercado nacional durante el ejercicio de 1980 fueron de 554.371 toneladas, lo que supuso un incremento de un 4,3% sobre el año anterior. Enpetrol tuvo que importar, no obstante, otras 21.414 toneladas para hacer frente a los pedidos de sus clientes, especialmente en la primera parte del año. Hay, que señalar al respecto que la Empresa Nacional no dispuso de su segunda planta de olefinas, de Tarragona, hasta entrado el año 19 79.

Para Dow Chemical, la adquisición de la planta de oleafinas le permitirá disponer de una matería prima propia, lo que repercutirá en los precios finales, más competitivos, de sus productos. En cierto sentido, la compra de esta planta le garantiza una autonomía total en el suministro de etileno y le permite independizarse de unos precios impuestos en el etileno, bien por la vía de la importación o por su adquisición en los crackers nacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de agosto de 1981

Más información

  • El acuerdo permite una racionalización del sector petroquímico de cara a la integración en la CEE