Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contestada la presencia de Martín Villa como pregonero del Día de la Montaña

La crisis de Unión de Centro Democrático (UCD) de Cantabria se ha agravado este fin de semana con motivo de la jornada de afirmación regional de Cabezón de la Sal, municipio en el que desde hace quince años se celebra el Día de Cantabria-Día de la Montaña. El sector oficialista, entre ellos Justo de las Cuevas y el presidente del partido, el también diputado Alberto Cuartas, no acudió el domingo a Cabezón y mostró su disgusto por la presencia, leyendo el pregón de las fiestas, del ministro de Administración Territorial. En cambio, asistió la totalidad de los dirigentes del sector crítico, en el que se encuentran los parlamentarios Ambrosio Calzada y Ciriaco Díaz Porras, y el alcalde de Santander, Juan Hormaechea.

Cuando el ministro se trasladaba desde el Ayuntamiento al cine donde debía pronunciar el pregón, un grupo de militantes de la Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC) le entregó un manifiesto, mientras otros mostraban una pancarta contra el ministro y los líderes de UCD. ADIC, después de pedir una autonomia (sin trampa ni cartón), califica de pobre el estatuto de Cantabria.Martín Villa, se refirió, sin embargo, en su discurso a la importancia de una «jornada de unificación de voluntades y de esfuerzo común de pueblo que confía en el progreso de su tierra». Después de advertir que el regionalismo no va a ser en España «el inicio de una regresión histórica», el ministro de Administración Territorial afirmó que seis años después de iniciado el camino de la autonomía, «Santander, la montaña, Cantabria, tiene ante sí una posibilidad histórica de configurarse en región y un futuro esperanzador al que, por difíciles que sean los momentos presentes, no podemos renunciar».

Lavilla: "Corrientes explosivas"

En Alfaro (la Rioja), el presidente del Congreso de los Diputados, Landelino Lavilla, destacó que en UCD existen necesariamente corrientes de opinión, y reconoció que últimamente «se manifiestan más explosivamente». Añadió que todas las corrientes centristas deben estar conciliadas permanentemente al servicio del partido. Definió la plataforma moderada como «una voluntad de constituir una corriente de opinión, y no una tendencia organizada», y añadió que «será una corriente que existirá, como existen otras en UCD».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de agosto de 1981

Más información

  • Se agrava la crisis de UCD en Cantabria