Preocupación en Cáceres por la transformación de Campsa

Los trabajadores de Ditrasa, empresa distribuidora de Campsa en Cáceres, están nerviosos ante lo que parece inminente desaparición de la empresa, dentro del plan de reestructuración que el monopolio tiene previsto, y que conllevaría la desaparición del centro cacereño, según informaba EL PAÍS el pasado 29 de abril.Para tratar de evitar este cierre, con la consiguiente pérdida de los puestos de trabajo y el perjuicio a otras pequeñas empresas que sobreviven con Ditrasa, los trabajadores se están moviendo por todos los centros oficiales, al tiempo que hacen un llamamiento a autoridades e instituciones, partidos políticos y sindicatos, con el fin de que con sus gestiones impidan el cierre.

En el manifiesto que han hecho público los trabajadores desmontan la afirmación de Campsa en el sentido de que con la reestructuración se pretende «garantizar los suministros con el mínimo coste», afirmando que es «absurdo que Campsa pretenda desmantelar las instalaciones más modernas y de mayor capacidad que tiene en la región extremeña».

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS