Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El general García Meza cede el poder a una junta militar en Bolivia

El jefe de la Junta de Comandantes de Bolivia, general Luis García Meza, anunció anoche, a través de la red de radio y televisión, su renuncia. En un corto mensaje, que fue leído en el palacio de Gobierno de La Paz, entregó el poder a la Junta de Comandantes integrada por los tres jefes del Ejército de Tierra, Aviación y Fuerza Naval. La Junta asumió el mando de la nación de forma colegiada La cúpula gobernante está integrada por el general Waldo Bernal Pereira, comandante de la Aviación; general Celso Torrelio Villa, comandante del Ejército de Tierra, y contralmirante Oscar Pammo, comandante de la Fuerza Naval. El juramento de rigor fue tomado por el general Luis García Meza.

La ilegal Central Obrera Boliviana (COB), que agrupa a los sindicatos del país andino, ha lanzado desde la clandestinidad la orden de huelga general ilimitada en apoyo de los sublevados. En la capital, sin embargo, la actividad ayer se aproximaba bastante a la normal, a salvo del cierre de la universidad y de algunas escuelas e irregularidades en el transporte.Numerosas emisoras de radio bolivianas se han pasado a los sublevados e informan al país desde una denominada «Cadena de la Dignidad Nacional». El Gobierno de La Paz, desde la televisión, que controla, ha acusado a Natusch y Añez de estar «vinculados con grupos de extrema izquierda». Ambos generales, sin embargo, a través de proclamas difundidas desde la ciudad de Santa Cruz, la segunda en importancia del país y que está bajo su dominio, aseguran que su movimiento es exclusivamente castrense.

El programa de gobierno enunciado por los generales rebeldes se reduce básicamente a una vuelta a las libertades democráticas, la recuperación de la imagen de Bolivia en el exterior y la lucha contra la corrupción y el tráfico de drogas. Los sublevados han afirmado que respetarán la libertad sindical y de Prensa. Desde Lima, el presidente electo Hernán Siles Zuazo, a quien el año pasado el golpe sangriento de García Meza obligó a salir del país, ha anunciado su apoyo a la nueva intentona. Otro tanto ha manifestado en Chile la ex presidenta Lidia Gueller, derrocada por su primo, el actual jefe del Estado.

Noticias llegadas desde Santa Cruz al cierre de esta edición dan cuenta de un gran reagrupamiento de tropas procedentes de otras regiones.

Página 3 Editorial en página 6

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de agosto de 1981

Más información

  • Anoche confirmo su renuncia en un mensaje televisado