Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba un nuevo reglamento de armas y reorganiza el Ministerio de Educación

El Consejo de Ministros aprobó ayer una modificación del vigente reglamento de armas, así como la reorganización del Ministerio de Educación, la desconcentración de atribuciones en los gobiernos civiles, un plan de ayudas para Galicia y una serie de ayudas a los agricultores afectados por la violencia de los campesinos franceses.El Gobierno aprobó el decreto por el que se aprueba el nuevo reglamento de armas, que viene a sustituir al promulgado sobre la materia en 1944. El Ministerio del Interior pretende un control más exhaustivo de la fabricación, comercialización, tenencia y uso de todo tipo de armas. También se prevé la ampliación de los plazos de vigencia de las licencias de armas y de realización de la revista reglamentaria de las mismas.

En materia de Educación, la ampliación a la referencia del Consejo asegura que se trata de integrar en una única organización las anteriores estructuras de los extinguidos Ministerios de Educación y de Universidades e Investigación, así como adaptar el aparato burocrático del departamento a las actuales exigencias del sistema educativo. Medios universitarios consultados por EL PAIS afirman que la reforma muestra que el Ministerio está dispuesto a enfrentarse con rigor a la problemática de la enseñanza y a abordar, desde una óptica moderadamente progresista, la pendiente ley de Autonomía Universitaria. Por lo que se refiere a materias económicas -además de la prevista subida del precio de los crudos, ampliamente expuesta en las páginas de Economía de este diario-, el Consei o aprobó un decreto por el que se sustituye la distribución de gasóleo pesado por la de gasóleos B y C. Asimismo, se autoriza al FORPPA a conceder a los exportadores de productos hortofrutícolas anticipos reintearables por valor del 80% de las pérdidas experimentadas por actos de violencia en Francia. El Consejo aprobó igualmente varias inversiones en obras del ferrocarril Metropolitano de Madrid y en ayudas a la navegación aérea.

También acordó el Gobierno un decreto por el que se delimitan cuestiones relacionadas con el régimen fiscal de las fusiones de empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de julio de 1981