Trudeau tampoco estará con Reagan en Ottawa

Pierre Elliot Trudeau, primer ministro de Canadá, se entrevistó con el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, para preparar la agenda de la cumbre de los siete líderes de las principales potencias económicas del bloque occidental, que se reunirán en el castillo Montebewlo, en las cercanías de Ottawa, el 20 y 21 de este mes.Estados Unidos deberá afrontar en la cumbre de Ottawa las críticas conjuntas de los países de las Comunidades Europeas y Japón, principalmente por la política de altos intereses bancarios (actualmente situada en el 20,5 %)practicada por EE UU, situación que desvía las inversiones financieras fuera de Europa y penaliza las economías.

El canadiense Trudeau tampoco figurará entre los aliados de Reagan, en materia económica, dadas las problemáticas relaciones que atraviesan Canadá y EE UU. Puntos de vista muy distintos en el capítulo de la cooperación con los países en vías de desarrollo (cara a la cumbre del diálogo norte/sur, de otoño próximo, en Cancún, México) y las diferencias en la política energética canadiense, separan hoy Ottawa de Washington, a pesar de la lógica cooperación imprescindible entre vecinos.

Más información
Europa tratará de convencer a Estados Unidos para que modifique su política monetaria en la "cumbre" occidental

Canadá desea controlar sus riquezas en petróleo, muy importantes, en especial en la provincia de Alberta, y regula la política de inversiones de multinacionales estadounidenses, con gran preocupación para la administración Reagan, acostumbrada, como anteriores administraciones, a ver siempre a Canadá un poco como el pariente del norte del territorio norteamericano.

En declaraciones a la Prensa, Trudeau habló de la necesidad de «entendimiento» entre los siete de la reunión de Ottawa, debido a la «interrelación» de las economías occidentales.

Esta afirmación se interpreta como una postura canadiense más próxima a las europeas que a la estadounidense, a pesar de las justificaciones de la Casa Blanca, que carga las culpas de los altos tipos de interés al juego económico de las fuerzas económicas y no a la administración política.

Al término de su entrevista con el presidente Reagan, el primer ministro Trudeau habló, también en Washington, con el presidente de la Comisión Europea, Gaston Torlin, que plantea actualmente a los responsables de EE UU las quejas del mercado común por la situación financiera.

La Prensa norteamericana, por otra parte, destaca la presencia en la cumbre de Ottawa del presidente de Francia, el socialista François Mitterrand, en cuya «carta de visita» para su primera entrevista con Reagan figura la poco recomendable, visto desde Washington, presencia de ministros comunistas en el Gobierno que dirige en Francia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS