_
_
_
_

Calvo Sotelo cumple cien días

El PeriódicoLos cien primeros días de Leopoldo Calvo Sotelo en la Presidencia del Gobierno ofrecen un balance completo. Hay que tener en cuenta que son exactamente los cien días que nos separan del tejerazo, ese acontecimiento histórico que en algunos momentos nos da la sensación de que sucedió hace años y que en otros parece que se produjo anteayer. ( ... )El tejerazo fue el dintel de la etapa Calvo Sotelo, y la sombra alargada de aquella agresión contra la libertad ha oscurecido la vida española de estos tres meses. Calvo Sotelo -y con él toda la democracia española- ha estado atrapado por aquella maldita tela de araña. Del tejerazo, los ultras nostálgicos, demócratas conversos de última hora han sacado fuerza de gallitos. Y eso ha descorazonado a la mayoría de los ciudadanos de buena voluntad que hay en este país.

Desde el pasado fin de semana sabemos que Ejército y Cataluña autonómica no son elementos enfrentados, y, de la mano de ello, esperamos que llegue a grabarse en los corazones de todos los españoles que desean concordia la convicción de que es posible estructurar el Estado de las autonomías democrático y serio que queremos.

Con este elemento final de los cien días, Calvo Sotelo se enfrenta ahora a una situación un poco menos tensa de la que le ha rodeado desde su toma de posesión. Ha llegado, según todos los indicios, el momento en que pase a formar su verdadero equipo ministerial -un Gobierno limpio, sin hombres desacreditados ante la opinión pública- y que al mismo tiempo sea un Gobierno que pase a realizar no una política a la defensiva de resolución de problemas, sirio una pofitica de creación de alternativas propias. La situación es tan mala, las preocupaciones son tantas, que si el señor Calvo Sotelo sabe emprender una línea Izutiernamental irnaginativa y responsable se quebrará por Fin la racha de ímprovisaciones que caracterizó la gestiónmores que ha caracterizado la suya. Que sepa el señor Calvo Sotelo que, desde la afinidad con sus ideas politícas o desde la discrepancia, los hombres de este país lo que quieren es que aquí se gobierne. Con respeto a la libertad, sin que el Gabinete dé la sensación de jquerer despistar en los temas conflictivos, con cohesión y eficacia pero que se gobierne. Barcelona, 6 de junio

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_