Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La multinacional Fiat cede al Estado español su participación Seat

La multinacional italiana Fiat cedió ayer su total participación en el capital de Seat -al simbólico precio de una peseta por acción- al Estado español, según el documento firmado en la sede del Instituto Nacional de Industria (INI) por su presidente, Carlos Bustelo, y Romiti, administrador delegado de Fiat. El contenido del acuerdo, cuya negociación se inició a principios del mes de enero de este año, se mantiene en el más riguroso secreto, tanto por parte italiana como española, en espera de que sea aprobado el próximo viernes por el Consejo del INI y posteriormente por el Consejo de Ministros, y complete también los correspondientes trámites reglamentarios por parte de Fiat.

No obstante, según ha podido saber EL PAÍS, el acuerdo contiene cuatro grandes compromisos que han sido considerados como satisfactorios para ambas partes. Con la firma de este documento se pone fin al punto muerto en el que se encontraban las tensas relaciones entre las empresas italiana y española desde que Fiat incumplió su compromiso de acudir a la ampliación de capital de Seat el 31 de mayo de 1980. Hace un año, el INI cubrió la ampliación para asegurar la continuidad de Seat, pero anunció su propósito de llevar a la multinacional italiana al arbitraje del Tribunal Internacional de París, lo que suponía la guerra comercial entre ambas compañías.A cambio de renunciar el Estado español a su derecho de reclamación contra Fiat en la Cámara de Arbitraje de París, la empresa italiana ha concedido determinadas ventajas decrecientes a Seat durante los próximos cuatro años. Tales compensaciones, como precio por cerrar las hostilidades, se realizarán en los campos siguientes:

Primero. Fiat garantizará a Seat durante los próximos cuatro años la exportación a través de sus redes comerciales europeas de una cantidad de coches fabricados en España aproximadamente similar a la actual (en torno a 100.000 unidades al año). Fuentes de Fiat consultadas en Turín (Italia) por nuestro corresponsal Juan Arias han confirmado que tales exportaciones se llevarán a cabo bajo la marca Fiat, pese a que los coches hayan sido fabricados en España. Otras fuentes próximas a la empresa española han asegurado que cualquiera que sea el contenido del acuerdo firmado ayer en Madrid estará necesariamente en línea con el plan de viabilidad elaborado por Seat para los próximos cinco años, que implicaba la reducción escalonada de la actual plantilla en 7.000 trabajadores.

Segundo. Asimismo, tras la cesión por parte de Fiat de todo su capital en Seat al Estado español, al precio simbólico de una peseta por acción, perdiendo más de 5.000 millones de pesetas, representados por el 32,3% de participación, el INI aumenta su actual porcentaje del 48,3 % al 80,6 % del capital. Con el control total por parte del INI, Seat recupera la libertad para negociar su asociación con cualquier otra empresa multinacional del automóvil, lo que facilita el eventual progreso de sus conversaciones con Toyota.

Pasa a página 41

Seat renuncia a llevar a Fiat al Tribunal de París a cambio de compensaciones

Viene de primera página

Tercero. La compañía italiana se compromete a reducir sensible mente los royalties que cobra actualmente a Seat y garantiza la asistencia técnica para algunos de los modelos que fabrica actualmente la empresa española.

Cuarto. Seat tiene, a partir de este momento, libertad total par iniciar por todo el mundo sus propias redes de comercialización. Fuentes de la compañía española han señalado a EL PAÍS que están preparados para lanzarse, en cualquier momento, a la creación de sus propios canales comerciales de manera progresiva.

Seat no podía apostar más a Fiat

Por parte española, hemos recogido la impresión de que la situación de hostilidad entre Seat y Fiat no podía alargarse por más tiempo y era necesario llegar a algún tipo de acuerdo que dañara lo menos posible a ambas empresas.

El acuerdo ha sido calificado de bueno y satisfactorio porque «Seat ya no podía seguir apostando por más tiempo a Fiat, dada la precaria situación en que se encuentra la multinacional italiana en el terreno financiero internacional y en el comercial».

Dichas fuentes han añadido que era apremiante para el futuro de Seat llegar a una fórmula que asegurara la exportación de los 100.000 coches anuales que venía comercializando Fiat. La reclamación ante la cámara de arbitraje de París hubiera destrozado las posibilidades de exportación del tercio de la producción de la empresa española. «Seat no está en condiciones de tragarse ahora esos 100.00 coches anuales, según han declarado a este periódico directivos de la empresa.

Situación crítica en Turín

Por otra parte, la situación crítica de Fiat es patente también en el terreno industrial, ya que se anuncia para después de este verano una regulación temporal de empleo que afectará aproximadamente a unos 50.000 trabajadores.

El comunicado conjunto negociado entre las partes firmantes del acuerdo no hace mención alguna al contenido del mismo, sino sólo a la aproximación de las posiciones anteriores. El texto del comunicado conjunto, distribuido ayer a la Prensa, dice lo siguiente:

«La empresa automovilística italiana Fiat y el Instituto Nacional de Industria español (INI) han establecido hoy un acuerdo para solucionar las diferencias surgidas entre ambas partes, respecto del contrato que suscribieron en junio de 1979, en relación con la empresa automovilística española Seat».

«El acuerdo fue establecido en el curso de una reunión, celebrada hoy en la sede del INI, en Madrid, entre los señores Romiti, administrador delegado de Fiat, y Bustelo, presidente del INI, respectivamente ».

«El acuerdo será elevado de inmediato a los consejos de administración y Gobiernos respectivos, para su aprobación definitiva».

Los coches exportados deberán llevar la marca italiana

Ambas partes se comprometieron a no hablar del contenido, y puestos en contacto con dirigentes del INI en Madrid, y de Fiat en Turín, nos ha sido imposible confirmar oficialmente los cuatro puntos básicos antes citados, por los que Fiat ha conseguido la renuncia del Estado español a plantear el pleito internacional en París. Sin embargo, según hemos podido conocer en fuentes del holding italiano, la asistencia técnica a Seat sólo se garantiza para modelos viejos, y no para los que decidan hacer a partir de ahora. Si Seat desea tener la misma asistencia técnica para nuevos modelos, deberá negociar el pago de tal servicio con Fiat.

Los coches exportados se llamarán en todo caso Fiat y no Seat, según los italianos. Estas fuentes han comentado que la razón fundamental de su abandono en Seat, después de haberse comprometido en 1979 a tener la mayoría del capital y, por tanto, el control de la empresa española, ha sido la crisis mundial del automóvil, que les ha obligado a todas las empresas a replegarse a sus países originarios y a concentrar sus esfuerzos en sobrevivir y prepararse tecnológicamente para competir en el futuro inmediato.

En este sentido, los dirigentes italianos han señalado que «necesitamos todo el dinero y todo el esfuerzo para concentrarnos en la búsqueda de tecnología para nuevos modelos de poco consumo».

En las circunstancias actuales, añadieron a nuestro corresponsal en Italia dichas fuentes, «no nos podemos permitir el lujo de ayudar a Seat ni a nadie, especialmente cuando consideramos que Seat ya está suficientemente preparada para hacer sus propios modelos y valerse por sí misma».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de mayo de 1981

Más información