Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El golpe desde el cuartel

Alcorcón (Madrid).

El día de la tejerada estaba de guardia -estoy haciendo la mili-. No podía dar crédito a lo que oía. A la incredulidad del primer momento sucedió una enorme indignación, que se vio acrecentada por un fuerte sentimiento de impotencia. Después, el miedo, que fue la sensación dominante; era un espanto totalmente egoísta... ¡Cuán cierto es aquello de que no apreciamos el verdadero valor de las cosas hasta que nos vemos en el trance de perderlas! Me refiero, en este caso, a la Libertad, único estado en que creo posible saciar nuestra líbido intelectual./

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de marzo de 1981