Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Localizado en Vizcaya el cadáver de un joven en extrañas circunstancias

El cadáver de Mario Alvarez Peña, hermano de un dirigente de ETA Militar fallecido hace algunos años tras un tiroteo con la Guardia Civil, fue encontrado anoche, con visibles señales de violencia, junto a la puerta del cementerio de Barrica, localidad cercana a la villa costera de Plencia (Vizcaya). Previamente, la familia había sido alertada de la localización exacta del cadáver mediante una llamada telefónica que un presunto portavoz de ETA Militar realizó a diversos medios de comunicación bilbaínos.El cuerpo sin vida de Mario Alvarez Peña fue descubierto en primera instancia, tras el aviso citado, por los alcaldes de Plencia y Sopedana, población esta última donde reside la familia. Provistos de linternas, descubrieron el cadáver junto a la puerta del cementerio envuelto en una manta.

Presenta cinco puñaladas, una de ellas debajo de la tetilla derecha, de forma ovalada, como efectuada por un punzón. En el costado derecho tiene otras cuatro cuchilladas más planas, como realizadas por arma blanca. La mano derecha está prácticamente. destrozada y agarrada a una especie de clavo.

El fallecido trabajaba en Talleres Artebacarra, de Sopelana, tenía veinticinco años, estaba casado y era padre de un hijo. Los familiares fueron avisados por los medios de comunicación bilbaínos receptores de la llamada telefónica alrededor de las 21.30 horas. Su suegro fue el primer familiar en llegar al lugar donde fue encontrado el cadáver. La última vez que se le vio con vida fue ayer durante el almuerzo. Cuando abandonó su domicilio dijo que se iba a pescar.

Mario Alvarez Peña era hermano de José David Alvarez, miembro de ETA Militar fallecido en un enfrentamiento armado con la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de marzo de 1981