Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece la preocupación en Benidorm ante los nuevos casos de "enfermedad del legionario"

En la mañana ele ayer, viernes, se enviaba al Centro Nacional de Microbiología y Virología de Majadahonda (Madrid) suero perteneciente a una mujer inglesa internada en una clínica de Benidorm para su análisis y poder determinar si esta turista está afectada por el denominado mal del legionario, mal que habría afectado también a otros tres turistas ingleses que pasaron en febrero sus vacaciones en un hotel de Benidorm y que fallecieron al regreso a su país.El hecho de que sea la segunda vez en menos de un año que se detectan posibles casos de enfermos afectados por la legionella (la anterior fue el pasado septiembre, en otro hotel también de Benidorm, falleciendo otro turista cuando ya se encontraba (le vuelta en Inglaterra) ha motivado constantes reuniones de autoridades sanitarias y municipales en la localidad turística, aunque nadie hasta el momento ha podido asegurar definitivamente, que en esta ocasión se tratase de la legionella.

En la Conserjería de Sanidad del País Valenciano se informaba que todavía no se sabra nada. «En algunos casos no hay ni certeza de se trate de legionella. De momento se están, haciendo estudios y se van a realizar los historiales médicos de los afectados». Por su parte, el concejal de Sanidad del Ayuntamiento de Benidorm indicaba que «de manera oficial nosotros sólo podemos decir que hay una mujer internada en una clínica con síntomas de neumonía, pero todavía no sabemos si se trata o no de la legionella». En el mismo sentido se pronunciaba el doctor Cañadas, del Centro Nacional de Microbiología y Virología, quien ya estuvo en Benidorm el pasado mes de septiembre, cuando se detectaron los anteriores casos, y que ayer mismo tenía previsto de nuevo su desplazamiento a esta ciudad. «De momento voy a Benidorm a estudiar la situación y a informarme. Voy a hablar con los médicos y con las autoridades sanitarias». Cuando se le preguntó si las autoridades sanitarias inglesas con las que estaba en contacto habían emitido algún informe en esta ocasión, contestó negativamente. «Sé, porque así nos lo han informado los médicos ingleses, que están estudiando estos nuevos casos, pero tampoco ellos han llegado a ninguna conclusión».

Durante la mañana de ayer, las autoridades sanitarias visitaron el hotel afectado, El Tropicana Garden, un establecimiento de tres estrellas con capacidad para quinientos clientes y que en la actualidad se encuentra al 'í 0 % de su ocupación. La mayoría de los clientes allí alojados son turistas extranjeros que han venido a Benidorm a pasar sus vacaciones a través de tour operators. En esta ocasión no se ha detectado ninguna sensación de intranquilidad entre los turistas, que siguen haciendo su vida.

Al conocerse los posibles nuevos casos, las autoridades locales mantuvieron una reunión con los hoteleros de la ciudad, a los que volvieron a recordar las recomendaciones que ya se hicieron el otoño pasado.

No obstante, el concejal de Sanidad señalaba que a Benidorm llegan turistas de todo el mundo y que hasta ahora todos los casos que se han detectado de personas que habían pasado sus vacaciones en esta ciudad provenían de una misma zona: la de Manchester. «Uno de los ahora presuntamente afectados, al llegar- a Alicante, ya no se encontraba bien y ofrecía mal aspecto, La misma guía del tour operator, al verle, le ofreció en el aeropuerto la posibilidad de volver a Inglaterra por si se encontraba mal; pero él prefirió continuar sus vacaciones. En los cuatro días de estar en Benidorm tuvo una complicación renal y tuvo que ser internado en el hospital provincia! de Alicante, donde se le llegó a aplicar el riñon artificial, dado su estado. Pocos días después murió ya en Inglaterra».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de marzo de 1981