Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pina López Gay fue secuestrada tres horas en la tarde del lunes

Pina López Gay, que fue secretaria general de la Joven Guardia Roja, organización juvenil del Partido de los Trabajadores de España, fue secuestrada durante cerca de tres horas en la tarde del pasado lunes 23 de febrero. Los hechos, relatados por la protagonista a un redactor de EL PAIS, fueron de la siguiente manera:«Yo me encontraba casualmente por la zona de la calle de Goya, cerca de Colón. Cuando me dirigía hacia mi coche, alrededor de las siete de la tarde, un chico joven me reconoció y, gritando mi nombre, se acercó a mí. En total eran cuatro, el mayor de ellos de unos treinta años, y los otros tres muy jóvenes. Me metieron por la fuerza en una furgoneta de las del tipo DKW, y me llevaron, con los ojos tapados, por Madrid. Al cabo de un rato me bajaron de la furgoneta y me introdujeron en un piso, que debía de ser un sótano o semisótano, porque tuve que bajar unas escaleras ya, dentro del portal. Me metieron en un cuarto de baño del domicilio y permanecí allí durante dos horas».

«Durante la detención no me trataron mal físicamente. Siempre se dirigían hacia mí en tono insultante con frases del tipo "ahora os vais a enterar, rojos de mierda", etcétera, pero no me pusieron la mano encima. Sin saber por qué, lo cierto es que hacia las diez de la noche me volvieron a tapar los ojos y me metieron de nuevo en la furgoneta. Veinte minutos después me dejaron en la plaza de Castilla.

Pina López Gay puso al día siguiente la correspondiente denuncia en la comisaría de Goya. Allí le enseñaron numerosas fotografías de jóvenes vinculados a grupos fascistas. No recononió a ninguno.

Este incidente -que se inicia a las siete de la tarde del lunes- pone de manifiesto las conexiones entre los que tomaron al asalto el palacio del Congreso de los Diputados y elementos civiles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 1981

Más información

  • Detenida por cuatro jóvenes fascistas