Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recuperación del módulo "Hele", de Rafael Leoz

«El módulo Hele se puede aplicar tanto a la construcción de casas, viviendas, pueblos, ciudades o fábricas a las que ofrece mayor calidad, rapidez de montaje y precios más económicos como a la realización de joyas, vidrieras y obras de arte en general, pero mi padre tenía un gran interés en que se aplicara a viviendas sociales, prácticas y estéticas, donde la gente pudiera vivir más feliz», dijo ayer el hijo del arquitecto Rafael Leoz, con motivo de la inauguración de una exposición dedicada al inventor del módulo Hele, que se exhibe en la galería Yriguanzo, de Madrid.«Cuando mi padre inventó el módulo Hele», añadió el hijo de Rafael Leoz, que lleva el mismo nombre que su padre, «buscaba un elemento volumétrico que; combinado con otros elementos semejantes de distintas formas, permitiera el mayor número de combinaciones para llenar el espacio». La invención del módulo Hele situó a Rafael Leoz en las vanguardias de las nuevas estructuras arquitectónicas del siglo XX. Esta obra ha sido reconocida hasta ahora con mucha mayor intensidad en el extranjero que en España.

La exposición presenta, a través Me composiciones realizadas con cristal de roca, esculturas de mármol, un panel con vidrieras que figura en el Museo de Arte Abstracto de Cuenca y una serie de fotos referidas a la utilización arquitectónica y artística de este módulo.

Entre otros objetos figura un cuerpo geométrico, un hiperprisma hexagonal que Rafael Leoz utilizó como generador para hacer el plano de la Embajada de España en Brasilia, la realización en cristal de roca de la figura que genera todas las redes espaciales y planas que constituyen los cuatro cuerpos que hacen macizo el espacio, otras series de combinaciones, también en cristal y roca, y una serie (de fotografías que representan viviendas sociales en Torrejón de Ardoz y otros edificios oficiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 1981