Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iran reitera su negativa a asistir a la "cumbre" islámica en Taif

Behzad Nabavi, ministro de Estado iraní, reiteró ayer en Teherán que Irán no participará en la próxima cumbre islámica de Taif (Arabia Saudí), que empezará el 25 de enero. Nabavi dijo que su Gobierno «no se sentará en la misma mesa de discusión que aquel que agrede a Irán.

Sin Irán, pero con la participación final de Libia, la tercera cumbre islámica será inaugurada, como estaba previsto, el próximo día 25, después que los ministros de Asuntos Exteriores islámicos adoptaran ayer por unanimidad el documento de trabajo elaborado por el secretariado.Habib Chatti, secretario general de la Conferencia Islámica. Declaró ayer que espera viajar a Teherán para tratar de persuadir a Jomeini de que envíe una delegación. La postura de Teherán es no participar en una reunión «donde se sentará Irak, que nos agrede con una guerra injustificada».

La Comisión de Conciliación Islámica, un organismo creado desde el principio para tratar de limar asperezas a los múltiples problemas de los cuarenta Estados miembros de la conferencia, debe reunirse hoy, en principio. No obstante, en la fase preparatoria de los trabajos de los ministros de Asuntos Exteriores ya surgieron, aunque no estaban en la agenda, problemas como los de Chad y Eritrea.

El delegado nigeriano suscitó el tema de la presencia de las tropas de Gadafi en Chad y llamó, a éste «dictador de Trípoli». La introducción del tema de Chad en la cumbre islámica fue áppyada por Senegal, Gambia y Uganda, aunque Argelia se opuso, debido a la ausencia libia.

Liberar Jerusalén

En Taif, adonde debe llegar hoy, el rey Hassan II deberá exponer su documento de trabajo sobre la «estrategia.istárnica para liberar Al Gods (Jerusalén), elaborada en lu calidad de presidente del citado comité Al Gods. El documento en cuestión parecelser bastante moderado, y el jihad, o "guerra santa", ha sido explicado recientemente por el rey Hassan II en una entrevista al semanario Der Spiegel «no como la guerra, sino como la movilización total -de los musulmanes»

En Rabat se espera un golpe de efecto por parte del monarca marroquí, ya sea un encuentro con el presidente argelino, Chadli Benjedid, o algún anuncio inesperado en relación con el Sahara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1981

Más información

  • Teherán no se sentará en la misma mesa que "su agresor" Irak