Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La entrada de España en la CEE y el Sahara, temas tratados por Raymond Barre en Rabat

Francia ha prometido a Marru ecos constituirse en el abanderado de sus preocupaciones antela ampliación de la Comunidad Econúmica Europea, con la entrada de Grecia y España.Así lo aseguró ayer el primer .ministko, Raymond Barre, que se encuentra en Rabat desde el miércoles, en la primera visita oficial que un jefe de Gobierno francés realiza a Marruecos, desde que este país accediera a la independencia, en 1956.

Barre se entrevistó primero con su colega marroquí, Maati Buabid, y ayer fue recibido por el rey Hassan II.

Marruecos teme que sus exportaciones de agrios y tomates se vean afectadas si la entrada de España y Grecia provoca un proteccionismo comunitario, por lo que ha situado este asunto en el centro de sus conversaciones, no sólo con Barre, sino en las mantenidas la semana pasada con el canciller de la República Federal de. Alemania, Helmut Schmidt, y con,el ministro de Asuntos Exteriores británico, lord Carrington, durante sus recientes visitas a Marruecos.

Más cooperación

La prospección petrolífera, la investigación de las pizarras bituminosas, los fosfatos y el sector electronuclear son los dominios en que los marroquíes desearían una mayor participación de Francia. La Prensa, en su totalidad, al igual que medios de comunicación audiovisuales, celebran estos días la «concordancia de puntos de vista entre los dos países, y sus excelentes relaciones ».

Los dos únicos puntos oscuros en ellas son, para los marroquíes, la situación de los cerca de 400.000 trabajadores inmigrados en Francia, y, para París, el descenso brutal de las importaciones marroquíes de equipo francés en los. últimos anos.

Sahara

Aunque Marruecos desearía la mediación francesa en el conflicto del Sahara, Francia, al igual que cualquier otro eventual mediador europeo, no parece acoger esta invitación con entusiasmo. Raymond Barre ha afirmado en Marrakech que «Francia no escatimará ningún esfuerzo para mediar, si todas las partes interesadas se lo solicitasen», pero precisó que «el conflicto debe encontrar una'solución negociada, preferiblemente, en el marco africano ».

En los brindis intercambiados en el banquete ofrecido a Barre por su colega marroquí, los dos primeros ministros recalcaron la identidad de sus puntos de vista con respecto a Chad, Afganistán, Oriente Medio, y los problemas más candentes de política internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1981

Más información

  • Primera visita oficial a Marruecos de un primer ministro francés