Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Parapeto para Saporta

Raimundo Saporta se asustó cuando el PSOE le puso las cosas difíciles en lo concerniente a las delagaciones locales del Mundial-82. Saporta quiso dimitir y Clavero Arévalo le convenció para que continuara. Desde entonces, el presidente del comité organizador del campeonato se ha procurado una estrategia capaz de mantenerla al margen de los debates políticos. A Saporta le aterra la posibilidad de acudir a las Cortes a dar la cara. Ante los políticos actuales no se siente cómodo. Antes, y en el Madrid, era otra cosa.Saporta, que es hombre hábil, ha dado con la fórmula que le preserve de los sobresaltos. Para librarse de las interpelaciones parlamentarias ha logrado la creación de una comisión mixta de seguimiento del Mundial, compuesta por miembros del Parlamento y del comité organizador. Los diputados, en todo momento, dispondrán de la documentación necesaria para ver con claridad el proceso organizativo.

El próximo día 10 de febrero, la comisión mixta celebrará su primer encuentro. Saporta se limitará a saludar a los parlamentarios y a ponerse a su disposición, pero no permanecerá en este nuevo ruedo al que tanto teme.

Saporta se ha parapetado tras la comisión. Quiere ver los toros desde la barrera. Lo anecdótico del tema es que entre los parlamentarios designados está Clavero, que fue quien le hizo un quite decisivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de enero de 1981