Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASTILLA-LEÓN

El gobernador de León media en el conflicto de la térmica de Compostilla

El gobernador civil de León, Angel García del Vello, actuará de mediador en el conflicto que enfrenta a los vecinos de Cubillos del Sil con ENDESA por la ampliación de la central térmica de Compostilla (Ponferrada), según confirmó él mismo, aunque añadió que las fuerzas del orden seguirán en la zona para garantizar el acceso a la empresa.Desde hace dos meses, 45 familias de este pueblo montan guardia de forma permanente ante la central para impedir la expropiación de otras tantas fincas, que no piensan ceder si no es a cambio de puestos de trabajo.

La mediación del Gobierno Civil, con cuyo titular se entrevistó ayer una comisión de los vecinos, tiene lugar tras una serie de incidentes ocurridos el jueves, cuando una veintena de guardias civiles obligó a desalojar unos terrenos próximos a la térmica, de propiedad comunal, donde había sido instalada una hormigonera por una de las empresas concesionarias de la ampliación de Compostilla.

El gobernador civil, según las mismas fuentes, pidió a los vecinos que no adoptaran medidas de fuerza en este problema; que plantearan el conflicto de la ocupación de los terrenos comunales por vía judicial y que le entregaran un informe sobre la situación del pueblo en relación con las expropiaciones llevadas a cabo por ENDESA y los organismos dependientes de la Administración durante las últimas décadas -el 75% de los terrenos útiles del pueblo-, con el fin de iniciar nuevos contactos con altos cargos de ENDESA en Madrid.

Los vecinos, sin embargo, anunciaron ayer que el próximo lunes volverán a cortar los accesos a la hormigonera, tras una asamblea en la que se decidió la participación masiva de todos los afectados.

Coincidiendo con los últimos incidentes, el Ayuntamiento de Cubillos ha dado a conocer los resultados de un análisis realizado por la inspección farmacéutica de Ponferrada en varios arroyos,

En el mismo se señala que «ni físico-químicamente ni bacteriológicamente el agua es buena», por lo que debe considerársela como no potable ni apta para usos domésticos, riegos de fincas o ganado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de enero de 1981