Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estreno en España de "Evita", ópera "rock" basada en la vida de Eva Perón

Se espera que este mito teatral permanezca en cartel durante varios años

Tras un sinfín de aplazamientos, se ha estrenado en Madrid, en el teatro Monumental, la obra Evita, ópera rock original de Time Rice y Andrew Lloyd Webber, adaptada al español por Ignacio Artime y Jaime Azpilicueta. Este último asume también la dirección de todo el espectáculo. El montaje de la versión española es impecable. La interpretación, asimismo, se hace merecedora de un rotundo elogio. El público, en fin, se muestra sensible al gran acierto del conjunto. Contribuye en gran medida a este éxito un espacio escénico ideado por Timothy O'Brien y Tazeena Firth. El diseño de decorado y vestuario es una realización de José Ramón de Aguirre. La luminotecnia corre a cargo de David Hersey, del sonido se ocupa Autograph Sound, y la coreografía la comparten Alain Louafi y Nadine Boisaubert. Juan José García Caffi es el autor de las orquestaciones y de la dirección musical. El pintor Rafael Canogar ha diseñado el telón.

A finales de 1976 comenzó la aventura de Evita, primero como éxito discográfico. Dos años más tarde se convierte en acontecimiento teatral sobre un escenario londinense. La consagración definitiva será en Broadway, donde se estrena el 3 de septiembre de 1979, batiendo todos los récords de taquilla conocidos hasta el presente y alcanzando ocho oscars teatrales. España es el primer país de habla no inglesa en el que se escenifica Evita.Eva Perón (1919-1952) es el personaje central de esta ópera rock concebida por los mismos autores de Jesucristo Superstar. Paloma San Basilio asume ese papel con una sabia dosis de ambigüedad, sin dejar en ningún momento que su interpretación peque de exceso de credibilidad o caiga en el terreno de la parodia. A falta de una imagen real desgarrada, subraya su fragilidad, matiza lo trivial y pasa sin movimientos bruscos de lo festivo a lo solemne, de la jarana a la tragedia. Su voz, poco aprovechada hasta ahora en su carrera de cantante, sabe adaptarse a las innumerables piruetas que la partitura de Evita exige. Después de tantos avatares para seleccionar a la protagonista, ella realiza el difícil milagro de aparecer como la única posible.

No menos atinada es la elección de un personaje tan polémico como Patxi Andión para el papel del Che. Su agria manera de cantar le cuadra de maravilla al personaje, crítico aguafiestas en toda la farsa. Para colmo, se revela como excelente actor, modélico en soltura e ironía.

El Perón que encarna ese gran cantante que es Julio Catania resulta más verdadero que el de verdad. Da una lección perfecta de sobriedad, creando un plúmbeo efecto que define rápidamente la gris presencia del dictador.

Magaldi, cantor de tangos, borda el papel de primer amante de Eva Duarte, y la amante de Perón, Montserrat Vega, deja una estela conmovedora con su desolada intervención de chica de la maleta.

Pero acaso lo más sobresaliente de todo resida en la atención que Azpilicueta ha depositado en los múltiples personajes de segundo orden (pueblo y niños de Argentina, aristócratas y militares), espléndidos de voz, muecas y movimientos de baile. Ellos tejen una sólida base de veracidad sobré la que se alzan los protagonistas. El triunfo, desde luego, es claramente colectivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de diciembre de 1980