Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hu Yaobang: "Tenemos que reeducar a los militantes del Partido Comunista chino"

«Durante diez años, la banda de los cuatro perturbó gravemente el país, aprovechándose del prestigio del presidente Mao». Hu Yaobang, secretario general del Partido Comunista chino, a quien todos los rumores coincide a en vaticinar un papel muy importante en el próximo período de China, es uno de los máximos críticos de la revolución cultural. Como consecuencia de esta etapa, piensa que la tarea política esencial consiste en reeducar a los militantes para que el partido se convierta en un instrumento fiel a la política de «modernización», según las declaraciones realizadas ante los periodistas españoles que siguieron el reciente viaje de una delegación del PCE.Hu Yaobang, 65 años, se incorporó al partido comunista en la etapa de la larga marcha, y sufrió las vicisitudes políticas de su amigo y protector Deng Xiaoping. Pero tiene dos ventajas sobre éste: es once años más joven y está menos comprometido con el pasado.

Tras afirmar que «viajar a España es uno de los mayores deseos de toda mi vida», Hu Yaobang manifestó que en su partido pueden distinguirse dos sectores: por una parte, «gran número de camaradas veteranos, con un alto nivel marxista, ricas experiencias y alta cualificación, y otros relativamente jóvenes, ocupados en los trabajos de primera fila de nuestro país. La razón por la que Lin Biao y la banda de los cuatro no lograron llevar al partido a la ruina reside en que subsisten más de un millón de camaradas veteranos, que fueron marginados y perseguidos durante la revolución cultural, pero que, tras el aplastamiento de la banda, recuperaron de nuevo su lugar y ahora son la fuerza vertebral de nuestra organización».

«Quiero explicarles también cuál fue la base con que contaba la revolución cultural, respondiendo a las preguntas que me hicieron hace unos días. En primer lugar, contaban con los elementos arribistas y malsanos; después, los terratenientes, elementos de la burguesía y clases derrotadas de la sociedad. En tercer lugar, contaban con un gran número de jóvenes embaucados. Por esta exposición comprenderán que la banda no estaba apoyada en obreros ni campesinos».

Respecto a los proyectos para el futuro inmediato del partido, Hu Yaobang dijo que «en el curso de los 31 años de historia del PCCh, ha surgido un gran contingente de camaradas de edad mediana y jóvenes sobresalientes, que están en la flor de la vida. Además estos camaradas jóvenes y de edad mediana, en número de cinco millones, cuentan con más conocimientos culturales y profesionales, y han tenido ocasión de templarse políticamente».

«El problema», agregó, «es cómo ascender a los puestos de dirección. El número de militantes de nuestro partido es muy grande: 38 millones, más que la población de España. Una cifra bastante grande de militantes no está a la altura requerida para llegar a la dirección. Por eso nos enfrentamos a la importante y pesada tarea de reeducar a los miembros del partido».

Igualmente expresó su deseo de que China deje de ser un misterio para Occidente, pese a que se trata de «un país inmenso, con una situación complicada y con trayectoria compleja», afirmando que el aislamiento es negativo para su país.

Por otra parte, la agencia japonesa Kyodo informó ayer que la reorganización proyectada por el PCCh consiste en suprimir los puestos de presidente y vicepresidente del partido, reforzando los poderes del secretario general. De confirmarse esta versión, no sólo dejaría su puesto actual Hua Guofeng, actual presidente, sino los vicepresidentes, entre los cuales figura Den Xiaoping. Desde hace meses, existen rumores en el sentido de que este último podría ser nombrado presidente de la República, si bien fuentes comunistas afirman ahora que pasará a formar parte de un «consejo consultivo».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de diciembre de 1980

Más información

  • El secretario general se convertirá, probablemente, en la máxima jerarquía del partido