Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo montaje del grupo Schinca en la sala Cadarso

El grupo Schinca, de expresión corporal, estrenó anoche en la sala Cadarso, de Madrid, su espectáculo Concierto en diagonal subtitulado Ensayo sobre el ritmo, interpretado por Brigitte Aschwanden, Helena Ferrari, Pedro Garhel y Roger Alvarez, bajo la dirección escénica de Marta Schinca.

El programa está dividido en diversas clases de ritmos: vitales, de la comunicación humana, de las realizaciones humanas y de la comunicación y la incomunicación. El espectáculo, que se representará hasta el día 7 de diciembre, se basa «en la fuerza inherente al espíritu y a la naturaleza; intenta transmitir ese mundo de latidos, vínculos y acciones que constituyen algunas de las múltiples facetas del ritmo».Los elementos de trabajo del grupo Schinca son el cuerpo, sonidos vocales, de percusión corporal e instrumental, y la palabra. Según Marta Schinca, su método consiste en el estudio y la profundización del empleo del instrumento-cuerpo, como vía libre de expresión integral. El término expresión corporal debe incluir «la sensibilización y la introspección psicosomática que debe preceder, como largo camino de capacitación, al uso de la herramienta corporal para hacerla capaz de expresarse con su propio e intrínseco lenguaje. A través de sensibilidad y formación se llega a la toma de conciencia del instrumento-cuerpo dentro del espacio y el tiempo, dos manifestaciones de una misma realidad. Dentro del ámbito espacial, el cuerpo desarrolla sus energías en el movimiento».

El grupo Schinca se formó en 1977 y, desde entonces, desarrolla una labor de investigación y de enseñanza en el campo de la expresión corporal, como lenguaje puro. El espectáculo estrenado anoche, Concierto en diagonal, continúa la línea del montaje anterior, Paisajes intangibles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de noviembre de 1980