Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cinco empresas bilbaínas proyectan la construcción en Baracaldo de una planta de ácido sulfúrico

Con el fin de asegurarse el suministro permanente de sulfúrico, de sus residuos y subproductos, y al mismo tiempo hacer posible la continuación de la explotación de las minas de piritas -la principal materia prima-, cinco empresas (tres de ellas ubicadas en el área del Gran Bilbao) proyectan la creación, de aquí a dos años, de Rontealde, SA, una planta de fabricación del citado ácido, con una capacidad calculada de 300.000 toneladas anuales. Los trámites para obtener el capital necesario y, fundamentalmente, las dificultades para la obtención de la licencia de apertura de industria retrasan hoy su puesta en marcha.

Los cinco socios (Derivados del Flúor, Indumetal, Metalquímica del Nervión, Sefanitro y San Telmo Ibérica Minera) han llegado este proyecto por diversos inte reses, aunque por un único objetivo: asegurarse una elevada producción nacional, a precios moderados, de sulfúrico (que se importa en un altoporcentaje) y de su materia prima, las piritas (España es el primer país mundial en la extracción de este mineral).A esta conclusión llegaron la cinco empresas citadas tras analizar dos riesgos que para su propia subsistencia entraña la difícil situación que se registra hoy en el sector industrial de fabricación de ácido sulfúrico: cierre de instalaciones antiguas, poca capacidad y rentabilidad y muy contaminantes La situación se ve agudizada, en opinión de los responsables de Rontealde, SA, ante el retraso en la realización de los proyectos de construcción de grandes plantas de fabricación de sulfúrico y aprovechamiento total de piritas, que achacan a «razones económicas y de competencia exterior».

A este respecto señalan que esta situación ha creado ya un desequilibrio entre la producción y el consumo de ácido sulfúrico «que obliga a importar unas 500.000 toneladas anuales, que se estima que para 1984 se elevarán aun millón ».

«Resulta paradójico e inaceptable», afirman, «que España, que tiene la mayor reserva mundial de minerales sulfurosos, cierre sus minas de piritas por falta de consumo interno e importe el sulfúrico a precios superiores para el consumidor que el fabricado con minerales nacionales. De no llevarse a cabo una política previsora se corre el peligro de que la industria química del Norte dependa gravemente, en un futuro próximo, de los suministros de ácido sulfúrico procedentes de la importación».

Para aliviar la situación que denuncian, sus promotores quieren poner en marcha una sociedad como Rontealde, en la que tiene cabida desde la empresa que extrae el mineral hasta la que lo transforma en ácido sulfúrico, pasando por las que utilizan, de forma obligatoria, en sus procesos de producción o el citado ácido o los residuos de piritas.

Facilitar la producción de piritas

Con Rontealde en marcha, San Telmo Ibérica posibilitará la continuación de la explotación de sus minas de piritas, en las que se registran problemas laborales derivados de ceses de plantilla. Sefanitro se asegurará la producción de una de sus primeras materias fundamentales, evitando el encarecimiento de sus costes de producción y la necesidad de importar el ácido sulfúrico. Derivados del Flúor dispondrá, sin agobios, del sulfúrico, materia prima imprescindible para la obtención de sus transformados, obtenida en la zona geográfica y sin necesidad de recurrir a continuas importaciomes. Los problemas de suministros de cenizas de piritas pueden quedar resueltos para Indumetal (que las precisa en sus pro cesos electrolitico y de transformación de metales preciosos) y Metalquímica del Nervión (que las utiliza en sus producciones de mineral de hierro purificado, cobre, zinc y metales preciosos). Calculan los responsables de Rontealde, SA, que la planta proyectada producirá entre 250.000 y 30.000 toneladas anuales de ácido,sulfúrico, mediante el tratamiento de los residuos de piritas de San Telmo, que tienen contenidos metálicos altos. En este sentido esperan recuperar de 5.000 a 6.000 toneladas anualeq de cobre, de 6.000 a 7.000 toneladas de zinc, de 400.000 a 500.000 toneladas de mineral de hierro purificado (púrpuras) y cantidades importantes de oro y plata.Al observar que España es deficitaria en las materias citadas, excepto zinc, los promotores de Rontealde, SA, consideran que las producciones reseñadas representan un ahorro de compras al exterior por valor de 2.750 millones de pesetas anuales.

Virtudes polémicas

El proyecto de Rontealde lo conoció, en su día, el entonces ministro de Industria, Agustín Rodríguez Sahagún, que lo calificó de «proyecto completo». Desde el lado vasco, Miker Isasi, del PNV, que ocupaba la cartera de Industria en el extinguido Consejo General Vasco, prohibió la idea.Entre las virtudes que apuntan los socios de la futura planta, destacan: la de asegurar a la industria del País Vasco el suministro regular de ácido sulfúrico (el consumo propio calculado es de 150.000 toneladas anuales) a precios moderados, la aportación de aproximadamente un millón de toneladas a puerto de Bilbao, la reactivación que puede suponer la construcción de la planta en un momento d atonía de iniciativas industriales la mejora sensible de los índices d contaminación de la zona.

El análisis de estas virtudes con que los responsables de Ronteald quieren vender el proyecto lleva inmediatamente a valorar tres aspectos polémicos del mismo: ubicación, coste social y contaminación.

De obtener luz verde Rontealde la planta de ácido sulfúrica sustituiría, en el mismo emplazamiento, a la que hoy tiene en funciona miento Sefanitro, en el término municipal de Baracaldo (Vizcaya) en la margen izquierda del Nervión. La actual planta de sulfúrico de Sefanitro, con una tecnología anticuada, tiene una producción calculada de 150.000 toneladas anuales (que se quedan en 130.000 reales) y produce unos altos índice de contaminación en la zona. Sefanitro está dispuesta a cerrarla si prospera el proyecto Rontealde.

Del coste social del proyecto son reacios a hablar sus promotores. Se sabe que, dada la avanzada tecnología con que va a contar, la planta de sulfúrico de Rontealde preci sará una plantilla de entre 40 y 4 personas (la de Sefanitro tiene setenta operarios).

Esta diferencia, en opinión los responsables de Rontealde, tratará de absorberse con jubilaciones anticipadas y con la ocupación d operarios sobrantes en el equipo mantenimiento de Rontealde. Para contrarrestar este posible coste social, los promotores d Rontealde significan que proyecto supondrá un importan número de puestos de trabajo en fase de construcción de la nueva planta, que podría durar dos años

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de octubre de 1980

Más información

  • Sus promotores quieren aprovechar el exceso de producción nacional de piritas