Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Honduras y El Salvador firmarán el día 30 la paz que pone fin a su litigio fronterizo

Representantes de Honduras y El Salvador firmarán el próximo 30 de octubre, en Lima, el tratado de paz que pondrá fin oficialmente a la llamada «guerra de los cien días», que enfrentó por un litigio territorial a los Ejércitos de ambos países en 1969. El anuncio fue hecho en la capital peruana por José Luis Bustamante, que durante dos años ha actuado como mediador entre las dos comisiones negociadoras. La mayor dificultad para llegar a este tratado fue la delimitación de fronteras.

Aunque las relaciones diplomáticas entre los dos países están rotas desde la guerra, el ministro de Asuntos Exteriores salvadoreño, Fidel Chávez, se encuentra actualmente de visita oficial en Honduras, para ultimar los detalles del tratado.Según el acuerdo de defensa de la Condeca, organización de la que forman parte actualmente Guatemala, El Salvador y Honduras -Nicaragua se retiró después de la revolución sandinista-, los Ejércitos de estas naciones pueden intervenir en los territorios vecinos si así se lo piden los respectivos Gobiernos. Esto permitiría una participación hondureña legal en el conflicto interno de El Salvador, que ya nadie duda en calificar como una guerra civil.

Desde hace varios días, 3.000 guerrilleros se enfrentan con 5.000 soldados regulares del departamento de Morazan, a unos doscientos kilómetros de la capital salvadoreña. El Ejército ha impedido el acceso a la zona a un grupo de periodistas que intentaban informar desde la zona de combate. Uno de los periodistas informó que aviones de la fuerza aérea bombardean la zona, en la que se han concentrado decenas de tanques y en la que se escucha fuego de artillería y morteros. Los militares que cortaron el paso a los periodistas manifestaron que el Ejército tenía cercados a los guerrilleros y que no iba a permitirles la huida.

Fuentes de las organizaciones de la guerrilla han manifestado, por su parte que el cerco se ha roto en una zona en la que se registran intensos combates. Por ninguna de las dos partes se han facilitado datos acerca de las bajas. Como puede verse, las armas empleadas y la propia terminología de los comunicados de uno y otro lado hablan ya de una guerra convencional, que está superando ya la fase de los atentados aislados.

Denuncia

En el conflicto salvadoreño se hace cada vez más notoria la participación de terceros países, según ha denunciado en México la comisión de derechos humanos de aquella nación. Representantes de esta comisión entregaron ayer en la embajada de Venezuela una carta dirigida al presidente Herrera Campins, para que cese en su ayuda a la actual Junta Militar democristiana.La comisión entiende que en los crímenes cometidos por la actual Junta hay una cuota que corresponde al Gobierno venezolano por la ayuda que presta a las autoridades salvadoreñas. En nombre del derecho a la autodeterminación, los representantes de la comisión de derechos humanos piden, finalmente, a Herrera Campins que cese en su ayuda a la Junta.

Esta ayuda se concretaría en el adiestramiento de oficiales salvadoreños en territorio venezolano y en el suministro de armas. Carlos Solorzano, miembro de la comisión, declaró que el plan contrainsurgencia puesto en práctica por la Junta fue elaborado el pasado mes de febrero en una reunión celebrada en San Salvador.

Este plan, en el que participa también un asesor norteamericano, comprende la creación de aldeas estratégicas, según el modelo puesto en práctica por Estados Unidos en la guerra de Vietnam. Por esta razón, la reforma agraria que pregona la actual Junta no depende del Ministerio de Agricultura, sino del Estado Mayor conjunto, lo que la convierte de hecho en una operación de control sobre el campesinado para impedir su contribución a la guerrilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de octubre de 1980

Más información

  • Denuncian en México la ayuda venezolana a la Junta salvadoreña