Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Polisario se responsabiliza del secuestro de los pescadores españoles

Un breve comunicado transmitido por telex ayer, a las diez de la mañana, a los corresponsales acreditados en la capital argelina confirmó que el Polisario es el autor de los ataques contra los pesqueros españoles Costa de Terranova y Sarita y del apresamiento de veintitrés de sus tripulantes. El frente saharaui, en términos durísimos, afirma que las causas del secuestro se deben a que los pesqueros «se libraban a actos ilegales a lo largo de las costas marítimas de la República Arabe Saharaui Democrática», y acusa al Gobierno español de «no haber sabido preservar los intereses ni las perspectivas de cooperación» entre las dos partes.

El Polisario, en su comunicado, no hace mención a los dos tripulantes del Sarita de nacionalidad senegalesa, y se limita a señalar que el ataque de los pesqueros se produjo el 29 de septiembre, sin indicar el lugar, aunque esto ya era conocido gracias a las declaraciones del maquinista del Costa de Terranova, que logró burlar la frenética búsqueda del comando saharaui escondiéndose en la sala de máquinas.El movimiento independentista saharaui pretende justificar el apresamiento de los pescadores españoles citando el «acuerdo criminal de pesca» firmado entre Marruecos y España, y declara al final de su breve comunicado que el Gobierno español «hubiera debido tragarse la saliva de odio escupida contra el pueblo saharaui y profundizar en las perspectivas espléndidas de cooperación entre nuestros dos países».

Argelia no se considera implicada

La agencia oficial de Prensa argelina reproducía, sin alterar una coma ni agregar comentario alguno, el texto del comunicado, dando a entender de esta forma que Argelia no se considera «implicada» en la grave crisis abierta entre Madrid y el Polisario, después que fracasara la entrevista sostenida en Madrid, el 4 de mayo, entre el ministro Marcelino Oreja y dos dirigentes saharauis, entrevista en la cual el Polisario había reclamado un gesto político español destinado a dar mayor relevancia a la representación saharaui en la capital española.El plazo de tres días transcurrido entre el instante del apresamiento y el anuncio oficial del mismo por parte del Polisario se explica por la necesidad de garantizar el regreso, sin incidencias, de la unidad atacante a sus bases cercanas a la frontera argelina.

El comando saharaui, tras haber capturado a los pescadores, tuvo que realizar un largo periplo de más de mil kilómetros, desplazándose inicialmente hacia la frontera saharaui-mauritana, y penetrando en territorio de este último país, ascendiendo luego con toda tranquilidad bien hacia una de las bases cercanas a la localidad argelina de Tindufo del sureste de Argelia. Medios diplomáticos de la capital argelina han señalado la existencia de numerosas bases del Polisario en el vasto territorio mauritano.

El Polisario tiene en sus manos, en estos momentos, a 38 pescadores españoles, y no se descarta que prosigan los apresamientos, ya que todo parece indicar que es el sector más duro del movimiento saharaui el que ha logrado imponer sus puntos de vista en lo que concierne a las relaciones con España.

Por el momento, el frente saharaui descarta toda posibilidad de liberación de los pescadores, e insiste en que desea negociar ésta, de forma directa, con el Gobierno español, bien en Argel o en otro lugar, como podría ser el marco de la Asamblea de las Naciones Unidas. Sin embargo, parece que el Polisario aceptaría que una representación de las familias de los pescadores apresados se trasladara a Argel, desde donde se les facilitarían los medios para entrevistarse con los secuestrados.

Por su parte, el embajador de México en Argel, Oscar González, en un comunicado distribuido aquí, confirmó haberse entrevistado el 19 de agosto con los quince pescadores españoles del Galgomar y del Cabo Juby 2 en uno de los campos de refugiados saharauis, revelando que esta misión «de carácter humanitario» obedecía a una petición personal del jefe del Gobierno español, Adolfo Suárez, ante el presidente mexicano, López Portillo.

Por otra parte, en Argel no hay noticia alguna respecto al rumor difundido ayer por la emisora Onda Pesquera, de San Sebastián, según la cual el capitán de un mercante francés que abandonó ayer Argel había afirmado que muy pronto serán puestos en libertad los pescadores del Galgomar, que llevan más de cuatro meses en poder de los saharauis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 1980

Más información

  • Recorrieron 1.000 kilómetros por el desierto hasta llegar a sus bases