Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carles Mira: "Mi cine pretende ser nacional, festivo, popular y con raíces culturales en el esperpento"

Hoy se estrena su segundo largo metraje titulado "Con el culo al aire"

Hoy se estrena en Madrid el segundo largometraje de Carles Mira, Con el culo al aire, interpretado por Ovidi Montllor, Eva León, Pepa Arenós y Juan Carlos Senante, entre otros. El primer largometraje de Mira, La portentosa vida del padre Vicente, tuvo serios problemas para estrenarse en su país de origen, Valencia. Tras la explosión de una bomba en el local en que se exhibía en Alcoy, no se estrenó en ningún otro punto de Valencia.

«El guión de Con el culo al aire responde a una concepción concreta del cine. Para mí, los tres vértices de este tipo de cine son: las raíces, el sentido de fiesta y lo que entiendo por lo popular. De alguna manera, esta segunda película mía es una respuesta al primer largometraje. Cuando explotó la bomba en Alcoy intenté indagar un poco sobre el hecho. Descubrí que estábamos "con el culo al aire"; es decir, que las autoridades seguían en su sitio y que nadie hacía puñetero caso. Creo que el franquismo nos había creado una serie de fantasmas, que nos asustaban y que estaba claro que están ahí. La película es un poco un intento, o una oportunidad, para que nos podamos reir de esos fantasmas. Un poco como una fiesta en la que el espectador puede transgredir, siquiera por unos momentos, el orden establecido».«Una de nuestras raíces culturales es el esperpento, entendido como un forzar la realidad hasta sus límites, aunque yo, personalmente, más que de esperpento hablaría de "fiesta, esa Fiesta en la que, con mucho alcohol, empiezas perdiendo el miedo a tus fantasmas interiores y se acaba haciendo aguas sobre el pedestal de los "valores eternos"».

Una de las cosas de las que estoy convencido es de que a una serie de señores les ha interesado ocultar nuestra verdadera historia, y en su día inventaron un imperio de cartón, lleno de héroes, caudillos, etcétera, que forman parte de esa galería de fantasmas a los que hacía referencia».

«La respuesta de los artistas e intelectuales ante el desierto cultural que nos legó el franquismo ha sido un cine de elite, de imitación de otros modelos. Hay ciertas películas españolas cuyas raíces hay que buscarlas en Woody Allen, o en Fassbinder, o en Bergman. Por lo menos, en Con el culo al aire hay un intento de hacer cine desde nuestras propias raíces, sin ninguna vergüenza. Hay una especie de actitud vergonzante por parte de la izquierda hacia las fallas, las fiestas de los moros y cristianos o cualquier otra manifestación de ese estilo».

«Para mí, el manicomio en el que transcurre la mayor parte de la acción de la película funciona un poco como símbolo de un montón de cosas: de la cárcel, de la propia familia, de la universidad, de toda una serie de círculos cerrados en donde ha habido siempre una autoridad que ha presignado constantemente al individuo. Creo que queda claro en la película que los locos no son locos, sino marginados o heterodoxos».

«Normalmente funciono como promotor de la película. En este caso concreto aparece un capital valenciano profesional, y un capital, también profesional, madrileño. El tiempo desde que se empieza a gestar una película hasta. que se finaliza es de dos años, el tiempo del rodaje se reduce a cinco semanas. Esto da cuenta de la pobreza de nuestra industria cinematográfica, no sólo pobre, sino empobrecedora».

«Mi situación actual es de espera. Comprobar si mi trabajo le interesa al público; si no ocurre así, me tendré que volver a plantear una serie de cosas. Si las cosas van bien, seguiré en esta línea, pero eso depende del público».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 1980