LA LIDIA

Cogidas de Ortega Cano, Peralta, Fermín González y Manuel Rubio

El matador Ortega Cano, el rejoneador Angel Peralta, el novillero Fermín González y el banderillero Manuel Rubio resultaron heridos en los festejos celebrados, respectivamente, en Murcia, Cortegana, Valencia y Zaragoza. De ellos, el más grave es Fermín González, que sufre cornada de doce centímetros en el tercio superior del muslo izquierdo, con tres trayectorias: una de quince centímetros, que llega hasta la espina íllaca; otra de doce, que diseca el borde interno del músculo sartorio, y otra de cinco centímetros.Peralta resultó derribado del caballo en Cortegana por un novillo de Viento Verde que lo arrolló y dejó al jinete aprisionado bajo el caballo. Peralta sufre heridas contusas en labio y nariz, y erosiones y contusiones varias. Manuel Rubio fue cogido en Zaragoza por el segundo novillo de Laurentino Carrascosa, y sufre cornada de tercio inferior del muslo izquierdo, con dos trayectorias, una de doce centímetros que diseca la vena safena y desgarra el músculo vasto, y otra que diseca el músculo sartorio; pronóstico menos grave. Ortega Cano, herido por un toro de los hermanos Martínez Uranga en la corrida del sábado en Murcia, tiene una cornada profunda en la pierna derecha, por encima de la rodilla, de pronóstico reservado.

El resultado artístico de los festejos celebrados el domingo es el siguiente:

Murcia. Cuatro toros de hermanos Peralta y dos de Viento Verde. Palomo Linares, aplausos y dos orejas. Manzanares, silencio y pitos. Pepito Soler, oreja en ambos.

Sevilla. Novillos del marqués de Albaserrada, con mucho trapío y bravos. Curro Caro, ovación y silencio. Fernando Rivera, ovación y aviso y silencio. Manuel Tirado, vuelta y dos vueltas al ruedo.

Córdoba. Novillos de Manuel González, que dieron buen juego. Pepe Luis Vázquez, ovación y división de opiniones. El Soro, cuatro orejas. Manolo González, aviso y oreja.

Medina del Campo. Cinco toros de Manuel San Román y uno de Atanasio Fernández. Niño de la Capea, silencio y dos orejas y rabo. Roberto Domínguez, dos orejas en el segundo; el quinto, cojo, provocó un fuerte escándalo. Luis Francisco Esplá, pitos y aplausos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de septiembre de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50