Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carter ganó a Kennedy en la convención demócrata con más holgura de lo previsto

El presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, ganó con holgura la nominación para un segundo mandato, al recibir el voto de 2.129 delegados, contra 1.145 para Edward Kennedy, en la convención nacional demócrata que ayer concluyó sus cuatro días de trabajo, en el Madison Square Garden, de Nueva York. Carter venció en el interior de su propio partido, que se prepara unido para la última fase de la campaña electoral norteamericana que el próximo 4 de noviembre confirmará a Carter para un segundo mandato de cuatro años o cambiará la actual Administración demócrata por otra republicana, presidida por Ronald Reagan.

Momentos después de conocerse el resultado definitivo (a las seis de la madrugada del jueves, hora de Madrid), Tomás O'Neill, presidente de la Cámara y de la convención, interrumpió el júbilo de los delegados, rodeados de miles de globos verdes, color de la campaña. para la reelección Carter-Mondale, para leer una declaración enviada por el senador Edward Kennedy. «Felicito al presidente por su renominación. Apoyo la plataforma del Partido Demócrata. Apoyaré y trabajaré para la reelección del presidente Carter. Es evidente que ganaremos a Ronald Reagan en 1980. Pido a todos los demócratas que se unan en tal sentido». La declaración de Kennedy puso fin a unajornada de especulaciones sobre si apoyaría o no la reelección de Carter. El foro de la convenció dobló su entusiasmo, dejando para el pasado las divisiones entre el clan Kennedy y el clan Carter.

MÁS INFORMACIÓN

La proeza de Jimmy Carter sorprende, teniendo en cuenta la escasa popularidad con que cuenta actualmente el presidente de EE UU. Sin embargo, no impidió que el partido descartara otras alternativas, como las que ofrecían Edward Kennedy u otras candidaturas aparecidas semanas antes de la convención. Kennedy recibió el plebiscito popular de la convención en la noche del martes y los elogios de la Prensa por su discurso. histórico, en la más pura línea liberal demócrata. Pero la convención votó a Carter, situándolo otra vez en una posición que debería favorecer su imagen.

En realidad, Jimmy Carter logra el apoyo de Kennedy sin excesivas concesiones al programa social.y económico de Kennedy, presentado, y parcialmente adoptado, por la plataforma de la convención. Los 12.000 millones de dólares que pedía su oponente para la creación de 800.000 puestos de trabajo se quedan en una diluida alusión del presidente Carter, que «defenderá tal proyecto» y presentará un plan de reestructuración industrial capaz de generar «centenares de miles de puestos de trabajo». No cita, sin embargo, ninguna cifra de dinero federal para limitar el problema del paro, que roza el 8% de la población activa de EE UU.

Los sindicatos, con muchos líderes entre los delegados, apoyarán el programa Carter, por lo menos así lo afirmaron sus dirigentes, en una campaña electoral que se ciñe, a partir de ahora, a tres candidatos: el actual presidente demócrata, Jimmy Carter, el republicano Ronald Reagan (con cotas que casi doblan la popularidad de Carter) y el independiente John Anderson, que intentó recuperar, en Nueva York, a los rebeldes del Partido Demócrata que apoyaron a Kennedy y ahora se resisten a defender a Carter.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de agosto de 1980

Más información

  • El presidente no acepta destinar los 12.000 millones contra el paro