Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El golpe de Bolivia, motivado por el control sobre una de las zonas más ricas del mundo"

El golpe de Estado de García Meza está en relación directa con el papel que Argentina y Brasil pretenden jugar en la cuenca del Plata, una de las regiones más ricas del mundo, en la que, además del potencial desarrollo de la agricultura y la ganadería, se encuentran ingentes recursos energéticos y minerales, dijo ayer a EL PAIS el senador boliviano Héctor Borda Leaño, del Partido Socialista 1.

Borda Leaño, a quien el golpe de Estado del 17 de julio sorprendió en Suecia, está recorriendo diversos países europeos -Holanda, Bélgica, Francia y España- para ponerse en contacto «con las autoridades y directivos de los partidos socialistas, para tratar de sensibilizar a la opinión pública en el sentido de mantener el bloqueo diplomático, comercial y económico a la Junta».El senador, elegido por Oruro, carece de información directa de lo que está ocurriendo en su país. «Sólo sabemos lo que publican los periódicos; por eso, la represión contra los periodistas era previsible: los militares pretenden cerrar toda salida de información».

Para Borda Leaño, el golpe de García Meza no es un golpe más, «sino que tiene connotaciones muy peligrosas en tanto que se encuentra en relación con el papel que Argentina y Brasil están jugando con respecto a la cuenca del Plata, lo que puede conducir a la estabilización en el Cono Sur de regímenes represivos en beneficio de las multinacionales y del imperialismo».

Un grupo de exiliados latinoamericanos en Suecia, en el que se encuentra Borda, lleva tres años realizando un estudio sobre el problema de la cuenca del Plata. «Por eso podemos afirmar que en el golpe de Bolivia no sólo intervinieron supuestas simpatías de orden ideológico, sino que la intervención estuvo motivada por razones de tipo económico y estratégico».

La cuenca del Plata la componen tres millones y medio de kilómetros cuadrados «de las tierras más ricas del mundo, con una potencialidad de 5.000 kilos de cereales por hectárea, con un aprovechamiento hidroeléctrico de cien millones de megavatios y con una capacidad de producción de proteínas animales fuera de cualquier precisión».

«Brasil necesita el dominio sobre la cuenca del Plata para desarrollar la del Amazonas», prosiguió el senador, «y Argentina lo necesita para su desarrollo económico e industrial, pero es que, además, en esta zona juega un importante papel, el Mutún boliviano por sus yacimientos de gas y por las importantes minas de hierro».

Según Borda Leaño, la actitud brasileña frente al golpe de Garcia Meza y la intervención argentina «consolidarían las posiciones mundiales de ambos países, planteándose en el futuro un desarrollo controlado en el que los restantes países serían satélites con dictaduras militares que no harían más que obedecerles». «Nosotros hemos llegado a la conclusión», aseveró el senador, «de que incluso se puede estar preparando un control extraestatal que hará cambiar las relaciones internacionales globales -no olvidemos que todos los proyectos de la cuenca del Plata tienen intereses extranjeros-, pues un control sobre esta región, por sus potencialidades energéticas y alimenticias, equivaldría en un futuro próximo al control de hoy sobre las zonas petrolíferas».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de agosto de 1980

Más información

  • El senador socialista Héctor Borda, a EL PAIS