Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catorce pescadores españoles y un senegalés, capturados por el Frente Polisario

«Nos tememos lo peor, y aunque todavía no podemos confirmarlo oficialmente, parece ser que el Garmonar ha sido hundido, y sus hombres hechos prisioneros por el Frente Polisario», manifestó un portavoz de la empresa Alvarez Entrena, propietaria del pesquera onubense, que tenía que haber entrado durante la jornada de ayer en el puerto de La Luz cargado con cefalópodos capturados en las costas del Sahara. El Frente Polisario reivindicó esta acción desde Argel.

No obstante, fuentes de la zona marítima de Canarias afirmaron que se desconoce cualquier detalle relacionado con el apresamiento de los pescadores españoles, salvo el comunicado oficial difundido por la República Arabe Saharaui Democrática, en el cual se atribuyen esta acción. Incluso en la radio costera de Las Palmas manifestaron que no tienen noticias en torno a la acción polisaria, aunque añadieron que es cierto que el Garmomar hace varios días que no habla por radio.Todo parece indicar que este pesquero ha sido, en efecto, hundido al sur de Dakla (antigua Villa Cisneros), y sus quince tripulantes -cinco canarios, nueve peninsulares y un extranjero-, apresados por el Frente Polisario y conducidos a los campamentos de Tinduf, en el desierto del Sahara, como ha ocurrido con otros pescadores, si bien es verdad que, tras el secuestro de los tripulantes del Saa y Las Palomas, dejaron a la deriva a las embarcaciones. Sin embargo, en esta ocasión la destruyeron sin dejar rastro, por lo que ningún otro pesquero ha podido detectar una pista mínima en torno al suceso. Sólo a través de Argel podrán conocerse detalles encaminados a esclarecer el caso del pesquero desaparecido.

En los ambientes portuarios de Las Palmas se baraja la hipótesis de que el Garmonar fue asaltado, y hundido, y sus tripulantes secuestrados, cuando se disponía a abandonar la zona de pesca y regresar al puerto con sus bodegas cargadas Precisamente ayer entró en el puerto de La Luz la unidad Alvarez Entrena 1, exactamente igual a1 Garmonar, que tenía que regresar junto al pesquero hundido, pues la autonomía de ambos no daba para seguir faenando más jornadas.

Por otra parte, refuerza la tesis del asalto el hecho de que la tripulación del Garmonar no se pusiera en contacto con la radio costera para anunciar, con varios días de antelación, su regreso, para que el consignatario preparase la descarga de las capturas. En este sentido, la empresa ya extrañaba el hecho de que no se recibiera la llamada correspondiente, puesto que si la telefonía del barco hubiese estado averiada, el patrón habría avisado a otra unidad pesquera de inmediato, para que comunicara a Las Palmas su situación y su regreso.

El Garmonar es un pesquero de 215 toneladas brutas que comenzó a navegar en 1974; tiene veintiocho metros de eslora, siete de manga y 3,70 de puntal, estando valorado en 65 millones de pesetas, según fuentes de la empresa. Esta unidad salió de Las Palmas el día 5 de abril pasado, con destino al banco sahariano de pesca, e iba al mando del patrón Antonio Budiño, de Marín. El resto de la tripulación es la siguiente: José Pastoriza, de Vigo; Manuel Fernández, de Noya; Manuel Orosa, de Lanzarote: Julio López, de Marín; Ernesto Guimeráns, de Marín; José Antonio Otero, de Cangas; Manuel Jiménez, de Barbate; José Antonio Diepa, de Las Palmas; Juan Miraval, de Las Palmas; Pedro Alemán, de Las Palmas; José Louriño, de Vigo; Eusebio García, de Marín; Ramón García, de Las Palmas, y un súbdito senegalés.

De confirmarse el secuestro de la tripulación del Garmonar sería la tercera vez que el Frente Polisario secuestra la tripulación de un pesquero. La primera acción la llevó a cabo el 13 de noviembre de 1977, cuando se llevaron a tres tripulantes del buque arrastrero Saa, de la firma Pescanova. El segundo secuestro fue la tripulación al completo del artesanal Las Palomas, formada por nueve hombres, los cuales estuvieron en los campamentos del Frente Polisario varios meses, hasta que fueron liberados por mediación del Gobierno español, y donde jugó un importante papel el secretario de relaciones internacionales de UCD, Javier Rupérez. Este último secuestro tuvo lugar e120 de abril de 1978.

Comunicado de la OID

La Oficina de Información Diplomática hizo ayer público un comunicado en el que se dice: "A reserva de que los hechos expuestos en el comunicado de Argel sean ciertos, el Ministerio de Asuntos Exteriores expresa su más firme condena por este inadmisible acto de violencia, contrario a los derechos humanos y a las más elementales normas de derecho internacional. Confiamos en que, de ser cierta la noticia, los tripulantes secuestrados sean inmediatamente puestos en libertad. Las Embajadas de España en Argel y Rabat han recibido instrucciones para realizar gestiones inmediatas, a fin de obtener un rápido esclarecimiento de los hechos".

Por su parte la Asociación de Amigos del Sahara ha publicado una nota en la que dice que la defensa de un país soberano de su territorio nunca puede ser considerada tomo un acto de violencia, y recuerda que la RASD está reconocida por cuarenta países como Estado soberano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de junio de 1980

Más información

  • En Canarias se considera cierta la reivindicación del hundimiento del "Garmonar"