Finalizado el dictamen del proyecto de ley básica de Empleo

La Comisión de Trabajo del Congreso de los Diputados finalizó ayer el dictamen de la proposición de ley básica de Empleo, con la oposición de comunistas y socialistas. Fueron aprobados los últimos artículos, relativos a los servicios de empleo, obligaciones de empresas y trabajadores, calificación de la profesionalidad y colaboración en la selección, entre otros. A propuesta de UCD se ha introducido un nuevo artículo, por el que se determinan las funciones del Instituto Nacional de Empleo, y a propuesta de Jesús Aizpún, del Grupo Mixto, se aprobó una enmienda por la que se incluye la colaboración de empresas de selección y consulta de personal.Según Joaquín Almunia, del Grupo Socialista, el texto aprobado es «inaceptable en su articulado, por ser una ley del paro sin medidas para crear puestos de trabajo». El señor Almunia calificó el proyecto de ley de «cicatero y parcial, porque ignora la existencia de las comunidades autónomas» y anunció que el PSOE no va a renunciar a las movilizaciones sociales para modificar los aspectos más regresivos del proyecto.

Marcelino Camacho, del Grupo Comunista, dijo que «estamos ante una política de desempleo totalmente ajena a los intereses de los trabajadores. Tras el programa económico del Gobierno vino el Estatuto de los Trabajadores, y, finalmente, esta ley básica de Empleo». El señor Camacho solicitó que la ley fuera retirada del Congreso, al igual que lo ha sido la de policías autónomas. Los representantes de la Minoría Catalana y los socialistas catalanes mostraron también su desacuerdo con el Proyecto.

José Luis Moreno, de UCD, destacó que aún es posible llegar a acuerdos en algunos punto que la ley no será retirada del Congreso por el Gobierno y calificó de «maximalistas y esteticistas» las posturas de la izquierda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de mayo de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50