Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

"Acenepistas" o democristianos

¿Cuál es el motivo de que a los ministros, cuya familia política es la Asociación Católica Nacional de Propagandistas (ACNP), se les llame ahora «democristianos» en vez de «propagandistas»? (Recuerdo el titular de EL PAIS en julio de 1976, ante el primer Gobierno Suárez: «Los propagandistas, al poder»). Yo prefiero llamarles acenepistas, como en el libro de Sáez Alba La ACNP, donde ya se explicaba la génesis del grupo Tácito y había una nómina de socios.En cualquier caso, no tengo noticia de que EL PAIS haya explicado nunca a sus lectores cómo y cuándo los «propagandistas» o acenepistas, que antes no eran los verdaderos «democristianos», llegaron a serlo. Y no se diga que la cuestión es de interés histórico únicamente, pues en el actual Gobierno hay todavía más ministros acenepistas que en el anterior. ¿Es la ACNP -o ANP, como ahora se llaman- todavía un fenómeno político? ¿Recluta todavía a los católicos que «tienen capacidad de dirección en potencia o en acto», al «hombre que se dedica a la vida pública: hoy, subsecretario; mañana, ministro», como decía Martín-Sánchez Juliá?

Al calificar a los ministros acenepistas de «democristianos» en 1980, cuando en 1977 les calificaban de «propagandistas» parece que EL PAIS es de la opinión de que la ACNP no es ya un fenómeno político. ¿Están ustedes seguros?/

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 1980