Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interpelación socialista sobre la cuenta general del Estado

El Grupo parlamentario Socialista ha presentado una interpelación al Gobierno en el Congreso de los Diputados sobre cuáles son las cuentas de Radiotelevisión Española correspondientes al ejercicio de 1978, qué requerimientos ha recibido el Ejecutivo para que se manden las cuentas reclamadas a RTVE, sobre si el Consejo de Ministros tiene conocimiento del retraso en el envío de la cuenta general del Estado al Tribunal de Cuentas y, en caso de que conozca el hecho, si se han delimitado las obligaciones legales pertinentes por tal incumplimiento.

En su interpelación, los diputados Enrique Barón y Luis Solana afirman que «Radiotelevisión debía haber entregado su documentación al Tribunal de Cuentas antes del 31 de marzo de 1979, según dispone la orden del Ministerio de Hacienda de 16 de junio de 1978. Estas cuentas», agregan, «no se han enviado; así como las correspondientes a los años anteriores, cuando RTVE era un servicio centralizado».Argumentan los diputados en la interpelación que el Tribunal de Cuentas tenía que haber dispuesto, en cumplimiento de su reglamento, la aplicación de medios de apremio para obtener la remisión de las cuentas contra el director general de RTVE y el interventor general.

«Según la Prensa», dicen los diputados, «se ha llegado hasta la multa, quedando todavía por aplicarse la suspensión de empleo y sueldo por dos meses y la formación de oficio de la cuenta retrasada, a cargo y riesgo del apremiado».

En relación al incumplimiento de la presentación de la cuenta general del Estado, consideran los socialistas que la «responsabilidad del envío corresponde al interventor general del Estado y, como responsable político, al Ministerio de Hacienda». Y acuden una vez más a la Prensa para argumentar que no se ha enviado la misma al Tribunal de Cuentas, lo que ha dado motivo a una comunicación epistolar entre los titulares del alto organismo y del Congreso, sin que se haya enviado ninguna memoria extraordinaria a las Cortes Generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 1980