Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nacionalista Pujana, elegido presidente del Parlamento

Juan José Pujana, que sustituyó en el Consejo General Vasco (CGV) a Juan Ajuriaguerra, tras el fallecimiento, en agosto de 1978, de quien durante decenios fuera el líder indiscutible del PNV, es desde ayer el presidente del Parlamento vasco, primera institución legislativa supraprovincial en la historia del País Vasco.La elección de Pujana, abogado de 37 años, antiguo gerente de una pequeña empresa de Elorrio (Vizcaya) suscitó la primera confrontación de la fuerza mayoritaria, el PNV, con la oposición de izquierda, que votó unánimemente al socialista José Antonio Aguiriano corno candidato alternativo. UCD y AP votaron a su propio candidato. José Antonio Aguiriano, diputado alavés por el PSOE, resultó, sin embargo, elegido vicepresidente del Parlamento, con los dieciséis votos que resultan de sumar los de su partido con los de Euskadiko Ezkerra y el Partido Comunista. La otra vicepresidencia será ostentada por la diputada nacionalista Inmaculada Boneta, que obtuvo los veinticinco votos de su partido.

Hasta ese momento, en los debates en torno al reglamento provisional, las alineaciones de fuerzas se habían producido, más que entre derecha e izquierda, entre partidos mayoritarios y minoritarios. El PSOE, en efecto, se abstuvo respecto a las enmiendas presentadas por el PCE y Alianza Popular sobre la composición de los grupos parlamentarios. Letxundi (PCE) y Aróstegui (AP) propusieron reducir el número mínimo de miembros necesario para formar grupo de los cinco que establecía el proyecto defendido por el PNV a dos miembros. En la explicación de su voto negativo, tanto Mitxel Unzueta -que aludió a su «amarga experiencia como minoritario en el Parlamento español»- como Emilio Guevara, portavoz del PNV en el Parlamento vasco, hicieron constar su voluntad de, en todo caso, buscar fórmulas que armonicen en el reglamento definitivo «la eficacia necesaria con la garantía de que todas las voces tendrán posibilidad de expresión en la Cámara vasca».

Tal voluntad se puso, sin embargo, a prueba después, al presentar el PNV una enmienda al reglamento provisional propuesto por su propio partido en la que se establecía ya la composición exacta de todas las comisiones, de tal forma que, en ausencia de HB, los nacionalistas tendrían mayoría automática en todas ellas.

Tras un receso solicitado por Euskadiko Ezkerra, el portavoz del PNV anunció que retiraba su enmienda, proponiendo alternativamente la supresión de todos los párrafos del anteproyecto de reglamento relativos a la composición de dichas comisiones, aplazando el tema a un posterior debate.

Sin embargo, el debate quizá más acalorado de la jornada fue el suscitado por Onaindía, al pedir explicaciones sobre el hecho de que la palabra «Euskadi» apare cierta escrita con «z» (Euzkadi), y no con «s», en el proyecto de reglamento provisional presentado por el Consejo General. «Este es el Parlamento de Euskadi y no del PNV», dijo Onaindía aludiendo a las posiciones del Partido Nacionalista respecto a la polémica lingüística y recordando que el Estatuto de Autonomía recogía la palabra Euskadi con «s».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de abril de 1980