Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PAIS VALENCIANO

Una repoblación forestal equivocada, causa de la proliferación de incendios

Los criterios erróneos seguidos en la repoblación forestal de los montes valencianos es uno de los factores que causaron la ola de incendios que diezmaron considerablemente la masa arbórea del País Valenciano el último verano. En estos términos se expresa una de las ponencias presentadas en el marco de las jornadas sobre medio ambiente organizadas por la Consejería de Transporte y Bienestar Social del Consejo del País Valenciano, cuyo titular, Antonio Espinosa (UCD), procederá hoy a su clausura.

El País Valenciano se encuentra en el ámbito del área botánica mediterránea, a la que corresponde como vegetación óptima el bosque de encinas. Pero éste ha sufrido en el transcurso del tiempo un proceso degradatorio, al sustituirse por un matorral, que en muchos casos presenta un estrato arbóreo de pinos. Su resultado ha sido extender matorrales arbolados en lugar de bosques.

Este proceso de sustitución coincidió con un criterio equivocado, al repoblar sólo con pinos aquellos lugares que hablan sido degradados por talas para conquistar nuevos espacios urbanizables y por extracciones de madera. «Sin entrar en la tan traída y llevada pregunta de quién quema el bosque, es necesario plantear por qué se quema», afirma Angeles Ull.

«No es que estemos en contra de las repoblaciones con pinos », añade la bióloga. «Solamente opinamos que hay que atender a criterios científicos, y no sólo económicos. A corto plazo puede que obtengamos más madera y más pronto de un pinar, pero a plazo largo nos arriesgamos a que se repita el desastre de este verano y el País Valenciano se desertice totalmente. Por ello es necesario no repoblar únicamente con especies pirofitas, sino favorecer también la extensión del encinar, que resiste mejor eI fuego»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de marzo de 1980