Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escasa participación en la jornada por la autonomía andaluza promovida por CCOO y UGT

Apenas seiscientas personas participaron ayer tarde en la concentración autonomista convocada por CCOO y UGT ante la sede de la Junta de Andalucía, al cumplirse un mes desde el referéndum del 28 de febrero. La manifestación, en la que intervino el presidente Escuredo, fue boicoteada sistemáticamente por un grupo de veinte a treinta jóvenes, que dieron gritos constantes de independenciá e insultaron a Adolfo Suárez. Otras concentraciones tuvieron lugar ante los ayuntamientos de los pueblos y ciudades de toda la región andaluza, en el marco de una jornada de acción autonomista.El grupo aludido -autoidentificado como autónomo y no militante de ningún partido- respondía a los gritos de «Autonomía, ahora» y «Andalucía, autonomía» de los manifestantes con otros de «Independencia para Andalucía», «Ni paro, ni opresión, autodeterminación», «Suárez (...) somos una nación» y «Andalucía armada jamás será aplastada». Con peticiones a los diputados andaluces para que abandonen las Cortes y otras frases similares, los reventadores interrumpieron los discursos de los representantes de las centrales organizadoras en varias ocasiones, hasta que, finalmente, optaron por marcharse, entre la repulsa general.

Escuredo afirmó, en un breve parlamento, que «nuestro pueblo se ha ganado un Estatuto como el de Cataluña o el País Vasco. Si nos quieren ofrecer otro, que se lo queden, porque no lo aceptamos», y que la política de unidad y responsabilidad de la Junta se mantendrá sólo en el caso de que haya una actitud limpia por parte de todos y no se quiera jugar sucio. «Que no se crea Suárez eso que ha dicho en Barcelona, de que sobre el tema andaluz hay que dejar correr el tiempo », añadió.

Reiteró el presidente que Andalucía quiere una autonomía con los máximos techos políticos previstos en la Constitución y que la Junta ofrece su colaboración al Gobierno, pero matizando que «si no la aceptan, habrá confrontación, y si quieren pelea, la tendrán». Solicitó, por último, un plan de urgencia para la economía andaluza negociado por todos los sectores, porque «hay que decir, sin demagogias, que Andalucía es ahora mismo un volcán y nuestro pueblo no puede estar viviendo permanentemente de la miseria del empleo comunitario ».

La jornada había sido convocada a nivel regional por CCOO y UGT en reivindicación de la autonomía plena a partir del Estatuto de Carmona y ante la falta de respaldo popular a las medidas jurídicas de impugnació n de los resultados del referéndum en Almería y Jaén, así como en petición de soluciones al paro obrero. Los sindicatos convocantes estiman que «el Estatuto de Carmona y un plan de urgencia para Andalucía son los dos pilares en los que se basa la recuperación de la identidad del pueblo andaluz».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de marzo de 1980