Presentación de "Auto de fe", de Elías Canetti

Intervinieron Alberto González Troyano y Julián Marías

Los escritores Alberto González Troyano y Javier Marías presentaron, el pasado jueves, en la librería Antonio Machado, la versión española de la novela de Elías Canetti Auto de fe, que acaba de publicar Muchnik Editores.Alberto González Troyano se refirió a la personalidad y al pensamiento de este escritor búlgaro, del que resaltó el carácter itinerante de su geografía biográfica, y de sus referencias culturales, Guiando el discurso del señor González Troyano, el concepto de hombre desintegrado del propio Elías Canetti, un eje sobre el que fue describiendo el discurso por las distintas lenguas, desde el ladino familiar y materno al alemán utilizado siempre en su literatura, pasando por el inglés de sus estancias británicas, o el búlgaro compartido con la lengua de la casa en su ciudad natal. También la itinerancia geográfica, desde Rustschuk (Bulgaria), donde naciera, en 1905, a los distintos escenarios a los que le conducen los estudios, el nazismo, el exilio constante: Lausana, Londres, Manchester, Viena, Zurich, Francfort, Berlín, o las recurrencias en Londres, en Viena o en Zurich, donde vive actualmente.

Desde este punto de vista, se refirió Alberto González Troyano a su propio pensamiento, sus apuestas intelectuales y vitales, expresadas en la novela que presentaban: la condición de posibilidad de la escritura es, según la interpretación del señor González Troyano, basada en la capacidad del hombre fragmentado de ir perdiendo sus identidades sentimentales sucesivas para apostar por una nueva opción que deje en entredicho lo anterior... Toda la obra de Canetti, dijo, tiene este carácter de falta de fronteras, incluso de las que impone la costumbre literaria, y esta es, quizá,junto con los temas que le preocupan, la razón de su modernidad. Una modernidad en la que subsiste un puente subterráneo al siglo XVIII y XIX, y en la que parecería que no existieron nunca Marx, Freud o Nietzsche...

Javier Marías se refirió concretamente a la legendaria novela de Elías Canetti, su primer libro y su ópera magna narrativa; «A mi me recuerda un poco», dijo, «esa posición esquiva que Cioran quiere para el escéptico. A la vez, no es un gran innovador ni un rebelde: más bien sigue como apegado minuciosamente a ciertas tradiciones literarias, y en este sentido, Auto de fe es un bildung-roman que entronca con toda una tradición germánica que termina en Kafka, de quien Canetti es enorme deudor, hijo directo.»

La novela cuenta la historia de un erudito, un sinólogo arrancado de su mundo privado, de su biblioteca-orbe por la presencia de una mujer. Es la historia -dijo- de un exilio forzado por la presencia aniquiladora de lo otro, en este caso la mujer. Es la historia, dijo, de un dad, como el mal. «La sensación del personaje», dijo Javier Marías, «es que todo lo que supone diferencia o cambio es el mal.»

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS