Cartas al director
i

El seguro de la grúa

El día 19 del pasado mes de diciembre un vehículo de la empresa CEMESA, concesionaria de la contrata municipal de la grúa, retiró mi coche -un Land Rover- por estar aparcado en. lugar prohibido.Al ir a recuperarlo a la base de Aravaca, me encontré con la sorpresa de que tuve que sacarlo a empujones, pues la batería no funcionaba y no me permitieron meter otro coche para conectarlo al mío.

Por supuesto, ni la Policía Municipal, allí presente, ni los empleados de CEMESA me ayudaron

Cuando conseguí arrancar el coche, noté que le pasaba algo raro. Lo llevé al taller y allí me explicaron que los empleados de CEMESA, al meter el gato para cargar el coche, me habían hundido el tubo de escape.

Me puse en contacto con la tan citada compañía CEMESA y allí me dijeron que no había ningún problema, que ellos darían parte a su compañía de seguros y ésta me reembolsaría las miserables 2.600 pesetas que había importado la reparación.

Desde entonces, han pasado dos meses. Tres veces por semana me he puesto en contacto con CEMESA y con su compañía de seguros, y en todas las ocasiones me aseguraron que el problema se resolvería indefectiblemente al día siguiente.

Tras los dos meses largos de gestiones, CEMESA ha dado finalmente el parte a su aseguradora. En dicho parte se asegura que los empleados de esta empresa concesionaria no le han causado daño alguno a mi coche.

En resumen, que se han tirado dos meses tomándome el pelo y al final no me han arreglado nada. Y esto pasa en una empresa intervenida por el Ayuntamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de marzo de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50